ENTREVISTA al pescador más veterano EN EL RÍO JÚCAR


El viejo pescador

El viejo pescador

ENTREVISTA al  pescador más veterano EN EL RÍO JÚCAR

De la investigación de Nuria Yubero Bascuñana (Antropóloga)

– Buenos días Señor Juan, ¿como esta?

– Nuria estás todavía por aquí, yo creía habías terminado tu trabajo,  es que te has aficionado a la pesca…. o es que te interesa algún pescador.

– Está hoy muy bromista, el buen humor es síntoma de que se encuentra en relación armónica entre cuerpo y espíritu.

– Si, hoy me encuentro muy bien, será la influencia de la primavera.

– Me alegro mucho por Usted, me permite hacerle unas preguntas.

– Vale hija,  que sean pocas, dentro de un rato tenemos que irnos a nuestro bar, mira es ya casi la hora de desayunar y yo no perdono mi bocadillo con mis compañeros.

– Se le considera el pescador más experto del río Júcar, como se ha ganado ese privilegio.

– Mira he vivido en el barrio de San Antón  al borde del río y desde pequeñajo, y he compartido mi vida en el, cada día del año yo bajaba al río para jugar con amigos y compañeros, en la zona ya pasada el puente después de la presa de la fabrica de lanas, porque tiene  menos agua y las madres estaban algo más tranquilas, allí pescábamos ya los niños con medios tan sencillos como un alfiler retorcido y un hilo de coser que cogiamos en casa, confeccionamos nuestra trampa de capturar pececillos, no eran buenos ni comestibles, pero yo me consideraba un héroe y paseaba mis trofeos por el barrio,  procuraba encontrarme con el grupo de chicas con las que alternábamos para impresionarlas.

Sabes que tengo ochenta y muchos años, el haber nacido antes, me ofrece el privilegio de ser el  mas Experto, agradezco las deferencias que tienen conmigo y que respeten mi sitio de pesca. Eso me halaga y me hace sentir importante y apreciado.

– Cual seria su auto-calificación de pescador.

– No te entiendo Nuria.

– Perdone Señor Juan, no me he explicado bien, le pedía que tuviera la amabilidad de que confirmase si la fama de buen pescador es de siempre y se considera tan bueno como dicen.

– Mira hija, la pesca es una experiencia constante de observación donde el río de habla y tus escuchas y también al pez, tu pretendida presa, tiene unas reacciones que su instinto animal le proporciona y el pescador tiene que pensar como una trucha, saber de sus hábitos y reacciones y anticiparte a sus movimientos. En ese aspecto si que tengo fama de tener conocimientos.

Pescar, ya no lo hago como antes, mira mis manos muchacha y dime que ves. (Enseña unas manos con ligera deformación en las articulaciones de falangetas de los dedos y en la falange del pulgar).

Se lo que es Señor Juan, se llama artritis, es una afección articular que a veces duele otras no, está en relación con la edad, lo de Usted no parece grave.

– A mi me duele algo, pero no quiero quejarme, lo que me ocurre es que en la labor de pesca la habilidad de las manos es esencial, ya no me puedo preparar mis propias masillas y tengo que adquirirlas hechas, me cuesta preparar los aparejos  y mantener la caña me es a veces duro, pero lo aguanto con orgullo, como puedes apreciar así no es posible ser el primero, si quieres decirme experto lo acepto con orgullo, si quieres llamarme buen pescador vale, dentro de mis limitaciones, lo que si te digo es que se me escapan pocas….., incluso perdona mi pretensión, no se me escapa ninguna. De eso todavía puedo presumir.

Usted se conserva muy bien, y está muy ágil, cree que ello tiene relación con su actividad deportiva.

– Claro, la actividad diaria mantiene la masa muscular, destruye grasas, reduce azúcar,  el colesterol y regula la tensión arterial, lo dice mi médica y la enfermera,  así me facilita regular mi organismo con pocos medicamentos, cuando hace buen tiempo vengo andando al Coto, y eso que hay un buen paseo, si hace mal tiempo quedo con algún  compañero me trae en su coche, no tengo problema, es que sabes, no tengo auto lo vendí porque no me renovaron el carné de conducir.

¿Que otras aficiones tiene?

Mira, soy viudo, vivo justo al lado de mi hija, así estamos cada uno en su casa y ella se hace responsable de cuidar mi habitación y me prepara la comida, a veces como con ellos y otras pasa el yerno o algún nieto, vamos el fútbol, vemos una película en la tele y merendamos, al bar voy muy poco para evitar tentaciones del alcohol, en todo caso es a una partida de cartas, domino o ajedrez,  ayudo a comprar a mi hija a los “mandaos” que me hace de pan, el periódico, la farmacia o la tienda de al “lao”,  a veces voy a recoger a los nietos al cole, a la pequeña le gusta le narre cuentos en el camino. Como fui a unos cursillos de ordenadores, de vez en cuando, mi nieto mayor me lo deja y busco noticias, significado de palabras, y me gusta conocer los pueblos de España a través de Internet, de la biblioteca saco algunos libros, que no sean muy gruesos porque me canso de leer, voy  a…….,  mira estoy a punto de coger a esa.

(Muestra el fondo del río donde una gran trucha paseándose allí desconociendo el peligro que la acecha)

– Queda callado y absorto, por lo que le hago otra pregunta: En setenta  años ¿como ha cambiado el río?

En nivel de las aguas, no estoy muy seguro de que sea cierto de que llueve menos que antes, lo que si es cierto es que aguas arriba hay una hidroeléctrica, hay piscifactorías, más agricultura de riego y embotelladoras en la Serranía, todo esto hace bajar el nivel de las aguas.

En el número de pescadores, en la época en un tramo como el del actual de nuestro coto, podía haber de 1 a 3 pescadores y ahora somos los días de pesca: treinta en la mañana y unos quince por la tarde.

En la cantidad de capturas, que no tenia limite y podías bajarte  ocho a diez en un día normal, y de buen tamaño.  Y que había muchos cangrejos,  lo más sabroso del río eran los cangrejos autóctonos, que hoy tenemos pocos y están protegidos, ¿tu los has probado? Creo que en algún río de Soria, todavía se pueden pescar con control de capturas, si alguna vez puedes comete una paella con estos cangrejos, riete tu, de los langostinos, cigalas o langosta, lo mejor del mundo una paella de cangrejos, pruebalo antes de que sea tarde.

– Se lo prometo, y  ¿dígame?…….

No te digo nada, que ahora me ha picado esta bruja de trucha y seria triste que por distracción la perdiera, oye que vale, otro día más, anda vete al bar y di que voy para allá que estoy pescando una gigante.

Regrese, y deje las cosas en mi coche, tome un café que me ofrecieron al que habían puesto brandy, e informe de la captura que Juan  tenía enganchada.

Espere a que regresase, enseño a todos su trucha, note que los ojos le brillaban, estaba emocionado, todos alabaron su trucha y yo también. Dudo y al final dijo, tómala deseo que te la comas y la disfrutes tú,  le di las gracias y cuando me iba a marchar me detiene y me dice:

– Es que ¿no me vas a dar un beso?

No uno, sino dos, y se los di muy sonoros, los demás pescadores aplaudieron y algunos empezaron a bromear con el Señor Juan, diciéndole, vaya como se lo monta el abuelo…, eso si que es una trucha y no la que has sacado con anzuelo, y dirigiéndose a mi: Nuria, ponme a mi el primero en la lista para la próxima entrevista, pero trátame como al veterano.  Dije si, y me marche riendo, con mis apuntes en la mochila.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s