LUGAR RESISTENCIA, LA ALBUFERA DE VALENCIA


Albufrra (Valencia)

Albufera (Valencia)

LUGAR  RESISTENCIA, LA ALBUFERA DE VALENCIA

Dice Alain Tourine en “¿Podremos vivir juntos? El destino del hombre en la aldea global frente al avasallamiento del sistema mundial “En lugar de que nuestras pequeñas sociedades se fundan poco a poco en una vasta sociedad, vemos deshacerse ante nuestros ojos los conjuntos territoriales, sociales y culturales, que llamábamos sociedades, civilizaciones o simplemente países y cómo se separan, por un lado, el universo objetivado de los signos de la globalización y, por el otro, conjuntos de valores, de expresiones culturales, de lugares de la memoria que ya no constituyen sociedades en la medida en que quedan privados de su actividad instrumental, en lo sucesivo globalizada, y que, por lo tanto, se cierran sobre sí mismos dando cada vez más prioridad a los valores sobre las técnicas, a las tradiciones sobre las innovaciones.”

La idea de pertenencia antes planteada, se ve debilitada “Somos a la vez de aquí y de todas partes” (es decir, de ninguna). Se debilitan los vínculos.”, “El único lugar donde puede efectuarse la combinación de la instrumentalizad y la identidad, de lo técnico y lo simbólico, es el proyecto de vida personal, para que la existencia no se reduzca a una experiencia caleidoscópica, a un conjunto discontinuo de respuestas a los estímulos del entorno social.”

En un ensayo María Montaner “Espacio y antiespacio, lugar y no-lugar en la arquitectura moderna” dice que “Los lugares ya no se interpretan como recipientes existenciales permanentes, sino que son entendidos como intensos focos de acontecimientos, como concentraciones dinámicas, caudales de flujos de circulación, con escenarios de hechos efímeros,  cruces de caminos de momentos energéticos.” Esta concepción de fugacidad de los momentos y de los lugares, habla a las claras de todo un momento sociológico y antropológico, de la sociedad actual, una sociedad de consumo, inmersa en una cultura ligth.

El concepto de lugar origina el “sentido de lugar” que produce una “estructura de sentimiento” que se deriva del vivir en un lugar particular, al que individuos y comunidades desarrollan profundos sentimientos de apego a través de sus experiencias y memorias. El concepto de sentido de lugar ha sido central en la geografía humanística y propuestas fenomenológicas que han resaltado la naturaleza dialogante  de la relación de la gente con un lugar y las formas poéticas en que los hombres construyen su espacio, que da sentido de pertenencia.

Regiones que hasta hace pocos años han sido descritos como “refugio de paz”,  como en Colombia, donde grupos guerrilleros, paramilitares y el ejército, entablan una guerra sucia en la cual los campesinos están cogidos y desamparados entre los diferentes partes, que resisten en defensa de su lugar, aunque las personas que han sido victimas de desplazamientos forzados desde las zonas rurales hacia las ciudades, se miden en millones.

En ocasiones son los Estados, que en un concepto desencajado de la realidad cultural, fuerzan el traslado de personas, por razones como las grandes obras de infraestructuras,  saneamiento de territorios o simplemente para evitar conflictos. Lo que crea una “resistencia al desplazamiento de espacio” que originan protestas y rebeldías por  factores espaciales objetivos así como los subjetivos de movimientos sociales.            De  la parte oficial se busca y apoyan estos desplazamientos, con discurso políticos a nivel regional y nacional de líderes en pro de la solidaridad, sin advertir u omitiendo que destruyen culturas y el bienestar del pueblo. En respuesta el centro de resistencia  cultural tiene que afirmarse ante esta influencia donde las relaciones políticas, y económicas recomponen las tradicionales formas sociales.

Otro factor desestabilizador de identidades y de espacios es la revolución tecnológica generada por el rápido desarrollo de Internet,  que ha creado un nuevo poder en el mundo que no hubiera sido posible imaginar hace pocos años.  Las reglas culturales han cambiado, con sistemas  que actúan a nivel planetario,  que  moldean las mentes mediante la realidad de la pantalla, ejerciendo un poder autoritario que actúa en “ausencia” sobre la nueva geografía virtual.

La identificación ribereña y el espacio acuático están de esta manera profundamente inscritos en el sentido de lugar y  constituyen lo que he denominado una “estructura de sentimiento”, Pone como ejemplo la Comunidad de pescadores de “La Albufera y sus hombres” (publicado por Akai editor 1982) donde el Rey Jaime I, en su conquista a Valencia dio privilegios de explotación de la pesca del lago en el 1238, circunstancias y lugar en el que se ha establecido una identidad  comunal con tradición con un conglomerado particular de acuerdo y conflicto, socialización y privatización, equidad con democracia e igualdad que en algún momento llego a considerarse como modelo,  no había ricos ni pobres,  regidos mediante  criterios combinados por un grupo humano que modifica y reinterpreta sus experiencias mezcla de su remoto origen, donde los valores, símbolos y creencias son particulares de su cultura, formando una subcultura, dentro de la cultura Valenciana.                                                                                       Están soportando el acoso de los agricultores, que ya a base de aterramientos clandestinos redujeron la superficie de la Albufera, los insecticidas, herbicidas y otros venenos con que se tratan a los cultivos y las industrias contaminantes llegan al lago y reducen las capturas, y están presionados por  las urbanizaciones limítrofes.  Todo lo soportan por continuar residiendo en ese trozo de tierra en que en algunos casos no es suyo ya que son arrendatarios del Ayuntamiento, viven en  barracas en medio del lago con la única posibilidad de entrar y salir en barca, conviviendo con los moquitos de la marjal, zona que en su día era endémica en malaria,                                                        Tienen sus particulares costumbres de noviazgo, herencia, roles de la mujer, organización administrativa propia, y la capacidad de juzgar sin ninguna ley escrita como en época medieval, sin que las sentencias sean apelables por tribunal alguno. Y están tan seguros de su rol,  orgullos de su status y de su oficio, todos los varones son excelentes pescadores. Si un varón no es buen pescador,…..no es hombre!!

Pacíficos, permanecía encerrados en su territorio, solo salían para entregar su pescado al mercado, separados de todo….. y aún así están acosados. Como ejemplo: La Comunidad de Pescadores, dejo registrado en Acta la Junta que se celebró el  3/7/1949: “Parece como si dejados de la mano de Dios, nos encontráramos en este hoyo de la Albufera, donde por todas partes afluyen enemigos de la Comunidad” .

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s