EPULÓN


El mérito de los crucigramas es que te expulsan del sillón del amodorrante verano para buscar una palabra en el diccionario, haces ejercicio y calmas tu curiosidad. Esto me ocurrió ayer con una palabra de significado olvidado, pero esta mañana, al despertar, me ha vuelto a ocurrir el fenómeno que yo llamo el BNM (brote-nominal-matutino).

Yo no sé si es por continuidad de algún sueño nocturno pero me viene a la mente una palabra, sólo una, después me imagino palabras derivadas, complementarias, consecutivas de aquella; cuando ya no brota ningún nombre nuevo me levanto y desayuno.

Esta mañana la palabra-brote era epulón, la del crucigrama que ayer tuve que buscar,  no sabía cómo hacer brotar otras palabras, le he dado mil vueltas a las tres sílabas. Con este fracaso matutino he desayunado mi vaso de soja con cereales, he planeado los menús de la dieta del día mientras en la playa cercana veía crecer la plantación de sombrillas de mano de una nueva oleada de blanquecinos veraneantes con su alegría primeriza por el retozar de sus críos regordetes entusiasmados con el mar.

De pronto he comprendido la causa de mi fracaso con el BNM de hoy. Aunque hace tiempo que no leo a Freud, el reino de lo inconsciente siempre me seduce porque es un estimulante de la imaginación, el fracaso mental vino porque estos días soy un epulón reprimido por la nueva dieta de este verano que me ha impuesto el vivir en pareja pero tampoco me siento como el pobre Lázaro.

Share

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s