ENCUENTROS EN LA NOCHE. (Cuento corto)


Las chicas delo cabaret.

Las chicas del cabaret.

ENCUENTROS EN LA NOCHE

Primer día: Estaba solo en el adosado de la playa, mi esposa marchó  para  acompañar a su hermana enferma y los nietos vendrán con ella el fin de semana, así que de forma inesperada yo era un “Rodríguez” libre y sin control del uso de mi libertad, era la primera  ocasión en muchos años. Estudiaba las posibilidades de las próximas noches y gozar de mi oportunidad: Como estaba separado de la vida nocturna, pediría consejo a mi amigo Octavio, el solterón que presume de su  “agenda de oro”. Me contesto ¡hecho!. Te espero en  “Ladies”, en la Avenida del Cid donde actúa la Loreto, así que la noche iba a estar interesante, mientras Octavio revisaba la concurrencia para encontrar a sus amistades, yo fui camino de los camerinos, en el pasillo un gorila se interpuso, cerrando el paso. En ese momento salía la artista,  se sorprendió al verme y me abrazo diciendo: que bien mi primo querido, (en las reuniones familiares nos hemos llamado así en amistosa broma, es prima de mi  cuñada), pidió ocupara una silla de su mesa, y pidió a una joven de su conjunto que me acompañara, me tomo del brazo y cruzamos la sala, ella contoneándose en su papel artístico.

La vedette, empezó la actuación, y pasando por entre las mesas se sentó en mis rodillas, me abrazo y simulo estaba besando con pasión, cuando lo que hizo fue marcarme las mejillas con su rojo carmín sin yo enterarme, cuando termino la actuación se sentó a mi lado y al empezar la música de baile me arrastro a la pista, y  a solas me dijo: para que no caigas en brazos furtivos, al terminar la función te voy sacar de aquí conmigo, yo me iré a  mi apartamento, y tu directo a casa, cuando vea a Carmen le diré que te encontré por casualidad y tomamos una copa juntos.

Al marchar en tan bella compañía, todas las miradas se centraron en nosotros,  la de mi amigo, era de sorpresa, estupor e insana envidia.  Dije adiós y partí, estaba cansado, era tarde y no estoy acostumbrado a trasnochar.

De regreso a casa, iba pensando en esta bella mujer que tiene una fama obtenida en la televisión y para ganarse la vida, a sus dotes artísticas une la atracción de su escultural cuerpo, los hombres perciben la perfección de sus atractivas y largas piernas, dirigiendole miradas e insinuaciones lascivas, el acoso de depredadores humanos que en la noche se imaginan que todo es posible.

Segundo día. Me llamo a media mañana  Octavio, pidiendo noticias de la noche anterior, le dije la verdad y no se lo creyó.  Él tenia que salir de viaje para una gestión, así que me dio la dirección de una dama viuda que acude algunas noches a una discoteca, y así conocernos, para ir a más si éramos adecuados a las aspiraciones mutuas. Se despidió  diciendo: “eres insaciable”.

Seria cerca las once de la noche, partía con destino a la discoteca que me habían recomendado, cuando al salir del garaje, encontré ocupado el quicio con dos jóvenes negros acurrucados y con la  ropa mojada. Los mire con sorpresa y cierta aprensión, me pidieron les indicara donde había una fuente pues tenían mucha sed, dijeron habían caído de un barco cerca de la costa. Un sentido de responsabilidad humanitaria me empujo a atenderlos, les di unas botellas de agua fresca y pregunte si estaban heridos; me dijeron que solo muy fatigados. No tenían donde quedarse, ni dinero, conservaban sus pasaportes envueltos  en plásticos.  Habían embarcado como polizones en San Pedro (Costa de Marfil), allí eran proveedores de frutas a los buques y en el trajín diario de suministro, fueron llenando de provisiones una lancha salvavidas, que les sirvió de despensa para los alimentos que tomaron de noche durante dieciséis jornadas de travesía, de día se encerraban en la bodega, sabían que venían a Sagunto,  cuando el barco atracó  bajaron por la cadena del ancla al mar para evitar la vigilancia del muelle. Se alejaron del puerto evitando zonas donde había mucha gente. Así llegaron a mi casa de Canet.

En esta situación yo me debatía entre posibles soluciones:

1º Debería llamar a la “poli”actuando de acuerdo con la Ley para que solucionen un asunto que no era de mi incumbencia. Pero mi ética no me permitia dejarlos abandonados. Los polizones son siempre devueltos  a  su origen,

2º  Tenerlos escondidos hasta que hubiera una solución, sí,  pero…¿Qué solución y cuanto podría durar?  Además ocultar a emigrantes ilegales es un delito, Debía ayudar y comprometerme hasta un punto, pero no de manera total y  que me involucrara  por tiempo indefinido.

3º  Decidles lo siento, que tengáis suerte y desentenderme con crueldad egoísta. No era capaz.

4º  Cuando llegase mi familia tendría que alejarlos, porque la convivencia seria incomoda. Eso sucedería pronto, así que tenía poco tiempo para buscar la solución que no encontraba.

5º  Si los acogía tendría la incertidumbre, de si por su precariedad o miedo, podían  agredirme.

Afectado por su drama humano, y conmovido, les sugerí que aquella noche se quedaran allí. Aceptaron la única opción que disponían.

Por el motivo mi inesperada visita, renuncie a mi previsto desplazamiento a la discoteca, mi conciencia se tranquilizo. Me parecía un acto vil, que un hombre casado prometiendo cariño o afecto equivocara a una débil mujer que busca distracción o rehacer su vida, y el varón lo que suele pretender es una corta situación sin amor de “aquí te pillo y te mato” o una escandalosa relación donde el compartir  hace insoportable vivir.

Tercer día. Mis huéspedes se levantaron tarde, les dije que descansaran para reponerse, se pasaron la mañana viendo la televisión y dormitando en el sofá. Estaban tranquilos, serenos y sonreían con sus bromas. Charlamos y me explicaron sus escalofriantes historias:

Félix. (Guineano) En prensa y radio se emitieron las declaraciones del Presidente de Guinea   sobre su “divinidad “, capaz de destruir a cualquiera que no lo adorase. Félix formo parte de un grupo que se  manifestó  contra el Presidente por tales manifestaciones, le valió tuviera que elegir entre huir o la cárcel, optó por la primera, evitando la ira del dios presidencial y sus militares.

Mbengo: (Liberiano) (Me traducía Félix) Fue chofer del aeropuerto de Monrovia, el país estaba en guerra civil, Taylor permitió que sus tropas hicieran violaciones, asesinatos, enroló niños soldados y tenia comandantes de 16 años, en una lucha  donde no se defendían ideas políticas, sino las riquezas de diamantes.

Mbengo, recibió el encargo de recoger unos viajeros desde el hotel al aeropuerto. Lleno el depósito del microbús, esa noche con su familia partió rumbo al sur, por pistas sin señalizar, hasta que fue parado por la policía nigeriana que le requisó el vehículo. Fueron llevados a un campo de refugiados, los varones se evadieron en busca de trabajo.

-Traumatizan tales historias de seres desarraigados de tierra y familia, sin bienes ni esperanza, huyendo de guerra a otra guerra y de una injusticia humana a otra igual. Ciudadanos de paises inmensamente ricos cuyos habitantes viven en la miseria, por la corrupción desmesurada de dictadores déspotas.

-Me pidieron trabajo, y explicaron fueron vendedores en el mercado, carpinteros en las obras de un hotel rascacielos donde colocaban puertas, de camareros en un hotel entre otras cosas.

Se me encendió una luz de esperanza, recordé que  mi amigo Jaume de Alicante, me comento días antes que tenia un grave problema de personal y no podía cumplir los contratos de carpintería en los hoteles con cláusula de penalización por retraso. Telefonee a su despacho y sin más tramite me dijo tráelos, si no me valen para el taller, siempre hay un sitio si son camareros. Les habilitaría una caravana  de obra para que se alojaran, hasta que ellos decidieran.

Me sentí satisfecho por ellos y por mi “liberación”, está situación terminaría mejor y más rápido de lo que esperaba. Me reconforté aliviado. Compre dos billetes del autobús a Alicante para el siguiente día, me acerque al súper de Sagunto, con Félix y Mbengo donde compramos, ropa interior, chándals, camisetas y deportivas.

Cuarto día, Nos levantamos pronto y con mis huéspedes pintamos la verja y las puertas del mini-jardín, no fue un trabajo perfecto, pero si rápido, fuimos a la playa y jugaron al fútbol con otros chavales, tomamos unas cervezas y fuimos a comer.  Se vistieron con su ropa nueva y  les explique que era mejor no hablaran con nadie, ni visitaran el bar. Sobre las siete de la tarde anuncie ¡Vamos a buscar el autobús destino Alicante!, antes de salir me abrazaron, diciendo que era un “blanco bueno” y me consideraban su hermano.

Vicenta, la mujer inmigrante que viene a limpiar, espectadora de los acontecimientos, dijo “mi papasito, tenéis un bello corazón”, y me  endoso dos sonoros besos.

Anuncie a mi “compinche” de Alicante que la mercancía estaba cargada, la hora de llegada y embalaje que les identificaba, ellos llevaban su número de móvil,  una dirección y algo de dinero.

Cuando volví a Canet era muy tarde, Olga mi exuberante vecina, ligera de ropa tocaba a mi puerta y me llamaba a gritos, cuando me vio aparcar me dijo excitada ¡que bien me vienes! y me llevo arrastrado hasta el dormitorio sin decir palabra…, pensé vaya ímpetu…, hasta que encontré a su madre tumbada en el suelo inconsciente, llame al 112, y la acompañe a urgencias, Olga estuvo abrazada a mi y algún ratito llorando apoyada en mi hombro buscando protección.

Tenía un SMS, que no había abierto: Remesa recibida sin novedad, preparo pago.  Urge nuevo envío. Saludos Jaume.

Respondí: Actividad clausurada. Paraliza transferencia, exijo pago en mariscadas. Tony.

Pasada la media noche, Octavio me llamó al móvil, pidiendo información sobre mi actividad en la discoteca, Olga estaba tan pegada a mí, que se enteró pero no dijo nada. La llamo una enfermera, al rato regreso tranquila, ella se quedaba ya que la madre quedó hospitalizada en observación. Me acompañó a la puerta, y al despedirme me dijo: Vete a dormir que ya no estas tu para trotes en la noche, además si te dicen SI ……,  ¡te mueres del susto!.

Estas palabras destruyeron mi orgullo varonil, regrese a casa, sin haber podido aprovechar la oportunidad de mi libertad, y me  conecté a Internet, en la soledad de un mundo lleno de gente.

Salí a tomar el aire de la terraza, al frente en el tercer piso del Apartotel, una agraciada joven me hacia señas invitando a estar con ella, subí a su apartamento, y me dio un bebedizo que anulo mi voluntad de lo cual se aprovechó, puedo dar fe porque afortunadamente estaba consciente, dijo ser la reina Cleopatra, de la dinastía de los Ptolomeo, se había lavado con ambrosía su cuerpo encantador, se quito el hermoso velo que la cubría y mostró sus intimas bellezas. Cleopatra me explicó su amor hacia mi; con su sugerente y seductora voz me pedía renunciara al mando de mis legiones romanas para hacerme soberano consorte de Egipto, llamándome su general Marco Antonio, me abrazó dulcemente para poseerme…, y decía cariño, al tiempo que me besaba…, en ese momento alguien inoportuno me zarandeaba….., era mi familia. Los niños gritaban “el abuelo se ha quedado dormido en la “maquineta“. Mi mujer, enfadada: ¡Que! toda la noche en el ordenador. Venga nos vamos a la playa a ver si  el agua te despierta! ¿Con quien soñabas? Decías: Bésame mi amor.

Es mejor ser cauto cuando esta enojada.  Así que con estudiada sumisión respondí mientras la abrazaba: Te estaba esperando y no podía dormir. Soñaba contigo mi vida,

Cedió en su ira,  y  pregunto entre coqueta y sugerente: Cariño, ¿Tanto me necesitas?

Si mi amor, no he dejado de pensar en ti en estos días, que se me han hecho eternos y aburridos.

-Sentado en la playa, mientras vigilaba los nietos bañandose en el mar, reflexionaba en silencio de las injusticias del mundo y lo triste que es la vida para muchos desafortunados, alejados de los suyos y sin esperanza de que se reduzcan las tristes situaciones humanas. Y lo feliz/magnifica que es la vida para otros, y el cariño inmenso que recibimos y confort que disfrutamos.

Las infidelidades de pensamiento o de intención frustrada, no te convierten en culpable, por tanto me felicite por el respeto a mi pareja en su ausencia, y en cuanto a la ayuda prestada a aquellos jóvenes inmigrantes lo incluyo en un acto ético de responsabilidad humana, mi auto-estima, ha subido muchos enteros los últimos días.

Comportarse y mantenerse en concepto éticos y morales significa un esfuerzo constante con rapidez de solución, ya que cuando estás en reflexión de una situación de tu vida, otra interfiere dificultando una acertada toma de decisiones, especialmente en temas en que estoy desorientado.

Nuestra generación de  la posguerra  ha sido desafortunada en amar, desde la permisiva aceptación de la “querida – amante“ en los años cincuenta, a la libertad de los jóvenes de hoy, nosotros en el centro del periodo, no llegamos a tiempo de ninguna de estas situaciones.  ¿Esto fue bueno para nosotros o debemos considerarnos unos desafortunados?, ¿Y si me surge hoy una posibilidad, debo aprovecharla, o, saldré huyendo, como pronostica mi vecina Olga?. Tengo la triste impresión de que nunca llegare a saberlo.

– Sonreí dichoso, pero no tranquilo, habría que explicar a mi esposa los hechos en su ausencia, y las represalias el día que aprecie mi mujer el uso exagerado que le he dado  a la tarjeta de crédito entre las compras de ropa para mis “hermanos”, los billetes del autobús y  las dos botellas de cava del Ladies, y otros gastos.

– Contemplé el volar de los cachirulos mecidos por la brisa en el bello azul de un día de verano sin nubes, los niños contentos buceaban y con la tabla deslizadora hacían ensayos, los más pequeños riendo recogían piedras de colores y conchas. Cerré los ojos dominado por mi permanente sueño. Al rato uno de los nietos gritó…”mirad el abuelo se esta durmiendo otra vez”.

Los sueños conscientes pertenecen a la plenitud vital y mental de los individuos, los humanos somos creadores de situaciones, a veces tan reales que lo confundimos con lo imaginario.

Verano del 2009                                                                                                                                       Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s