EL DEBER DE GOBERNAR EN VIRTUD.


LA SOCIEDAD DESTRUYE A LA BESTIA POLITICA

EL DEBER DE GOBERNAR EN VIRTUD

La moral es la misma para todos los hombres que usan el don de la razón y es independiente de las confesiones religiosas y de las épocas (Voltaire).

Actuar moralmente es actuar en rectitud de conciencia, lo político debe ser moral porque lleva al bien, gobernar en virtud es amar el bien ajeno que es la cima de la realización humana. La Prudencia de los gobernantes en la política, debe consistir en que su  actuación esté basada en el sentido de la justicia se cumpla su función en el concepto de virtud y sabiduría.

La moral está basada en la razón, y ha sido la base del desarrollo social y político europeo a lo largo de todas las grandes etapas de la historia. En base a sensatos juicios históricos, el comportamiento de los políticos debe ser moral, los ciudadanos que tenemos el derecho a opinar en política, no debemos admitir actuaciones dictatoriales y aún menos en contra de las decisiones de la ciudadanía que son quienes conceden el poder temporal, y el político está supeditado a actuaciones bajo códigos éticos y su comportamiento debe estar exento de influencias psicológicas o manipulaciones sociológicas.

Todos los ciudadanos del mundo estamos o hemos estado sometidos a excesos de los mandatarios que sorprenden por los hechos en “ramalazos” dictatoriales, y se defienden a necesidades de gobierno, ó rechazando tales criticas, acusando a la oposición, a supuestos malintencionados ciudadanos o a organizaciones…, que solo utilizan su derecho de opinión. Olvidan algunos políticos malintencionados que su actividad incluye el respeto de funciones legislativas, ejecutivas y judiciales, y que su misión es el mantenimiento o establecimiento del orden social, y que su poder  no es omnipotente y esta sujeto a la censura.

Hay que repudiar a:

  • Aquellos mandatarios que llegados al poder quieren modificar las Constituciones para perpetuarse en el poder.
  • Los militares que para “salvar  la patria” usurpan el poder quitando al elegido por el pueblo.
  • Quienes  teniendo el poder, faltan al respeto ético, desviando ingresos, enriqueciéndose con lo que corresponde al Estado, o lo que es lo mismo a los ciudadanos.
  • Las actuaciones inmersas en corrupción con responsabilidad política y jurídica que evitan aclarar con argucias, amparados en su partido, siendo tan responsables los actores como los protectores.
  • La realización de intentos, excusas, maniobras  de ocultar corrupciones a los ciudadanos y a los medios de comunicación, queriendo evitar ser procesados amparándose en la lentitud de la justicia

Deberían los políticos dedicarse a obrar en sabiduría democrática redimirse aquellos que están inmersos en las actuaciones amorales si las hubiera, reponer su falta y obrando en virtud recibirán la consideración de sus gobernados.

La realidad de lo verdadero solo puede ser captada a través del mundo sensible del razonamiento. La democracia  se debe vivir, respetar y vigilar, evitando que la pasión de los dogmas políticos nos empuje a pasadas tiranías que destruyeron la libertad de los ciudadanos.

La mayoría que tienen los partidos no  le puede servir ampararse en actuar lejos de las formas que su responsabilidad requiere. Los políticos deben comprender que la democracia no puede incluir la realizaciónes dictatoriales, de hechos delictivos, ni deben someter a los ciudadanos con  menosprecio a una situación de falsa información.

La ciudadanía no desea este tipo de gobernar, desestima las posiciones de prepotencia dictatorial, no le gustan los corruptos, por ello se origina  desencanto  y  induce al pueblo a implantar mediante las urnas diferentes modos. Está situación de mantenerse significará el fin de los políticos y de los partidos que en época de democracia olvidan sus responsabilidades éticas y morales.

Debe ser el pueblo soberano quien determine su elección de lideres y partidos, y seria necio elegir para dirigir al que sea sospechoso de no respetar las leyes de su propio pais, ni a sus ciudadanos y querer dirigir el Estado bajo sus exclusivas ordenes, sin control ni orden, para permitirles medrar.

Para el filosofo Pierre Clastres, hay exclusivamente dos tipos de sociedades, los que han caido en las garras del despotismo y los que luchan con todas sus fuerzas para no ser victimas del monstruo del Estado pernicioso.

  • La primera sociedad se cimenta sobre la desigualdad y que utiliza el poder coactivo y la dominación para mantenerse, y donde su gobernar se fundamenta en base al apoyo a la familia, amigos, colaboradores, seguidores…, los demás son todos enemigos.
  • La segunda  forma de sociedad se basa sobre el igualitarismo,  donde el responsable del Estado, gobierna bajo formas donde lo politico y social se amalgaman.

Decía Sócrates: La virtud es la ciencia de la inteligencia, el bien moral es la felicidad y lo malo es de ignorantes.

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s