EN BUSCA DE LA MAGIA DEL RÍO JÚCAR.


 

Pintura del artista conquense Antonio F. Ponce.

El río Júcar, en el Puente de San Antón Pintura del artista conquense Antonio F. Ponce.

EN BUSCA DE LA MAGIA DEL RíO JÚCAR.

Los ríos de Cuenca descienden por hoces espectaculares, son los profundos cañones excavados por los ríos en la roca caliza, que se formo al compactarse los caparazones de animales de mares primigenios y que se disuelven tras miles de siglos con facilidad al  contacto con el agua.  También desde lo alto de las hoces, la vista del valle origina en el observador turbadora, una indescriptible sensación al percibir el magnifico paisaje que ofrece la serranía, con el fondo de los barrancos parecen haber sido pintados por la Naturaleza de colores profundos e intensos  lo que da un aire estremecedor al fondo de los valle cruzados de grises sendas y caminos juntos al Júcar, que en casaciones produce vértigo y en ese instante puede invadirnos una sensación de temor asociado a la altura.

El invierno hizo perder las hojas que en el otoño tenían color oro, así  los chopos del cauce del Júcar, mostraban sus ramas descarnadas como si fueran largos brazos que quisieran abrazarte, había niebla que  permitía ver la montaña del barrio antiguo, pero muy difusas. En el paseo una niña dice: Mira mama la Torre de Mangana desde aquí parece una montaña mágica ¿Tú has visto las hadas del río?….  Se que hay porque lo he leído en los cuentos.

Inocencia de los niños que transforman la fantasía de lo que es un entretenimiento en algo de su vida real, que puede originar unas creencias o miedos culturales. Los seres humanos crean los mitos, creencias y supersticiones para todo y también aquello que tiene relación con el agua, los ríos, fuentes y a los lagos se les atribuía la virtud de ser  medio de expresión de los dioses que beneficiaban a sus hijos y dan  fertilidad a  las tierras. Por tanto el río contenía “poder”o “magia positiva”, de la que los pescadores y hortelanos ribereños recibían mayor porcentaje de su beneficiosa influencia por contacto y uso frecuente.

La satisfacción de contemplar las aguas del río también se traduce en una representación de nuestro deseo de perpetuarnos en el tiempo, una cosmovisión que nos procura  prolongar nuestra vida, así corresponde al símbolo del agua en la historia de la humanidad,  idea que se  forjo inicialmente en el arte y la mitología  egipcia y griega  con la iconografía del dios río de un anciano barbudo que yace sobre la tierra, entre unas cañas, con los brazos apoyados o sujetando una gran urna y un remo. Esta imagen paso al arte romano y posteriormente al cristiano que la asimiló para la representación de los cuatro ríos del Paraíso.  

El río contiene vida, historia y leyendas, cuyo significado se descubre en el contexto con  sus gentes en relación a los sentimientos que origina, tomándolas como si fuesen el destino de los acontecimientos de la vida afectiva. La corriente de agua, es también  corriente de energía interactiva  de sentimientos que fluye en el interior de los ribereños, en el querer compartir en respeto las ventajas que  nos ofrece el río mediante beneficios de cosechas y satisfacción que origina nuestro soñar al pasearlo, desarrollando y conservando el disfrute de su pertenencia y de sus aguas, nuestro hasta que la corriente lleve sus aguas al mar. Al verle partir sentimos pena, nos queda el recuerdo de verlo pasar, con la afortunada esperanza de que las lluvias nos renueven su curso y otra vez escucharemos el alegre cantar de las aguas en las cascadas mientras que el ímpetu de la corriente aleja su fluir río abajo para regar maizales y girasoles, producir energia electrica y regar la huerta valenciana, favor que nos devuelven cuando comemos sus  naranjas, las mejores son las de la ribera del Júcar, cuyo secreto está en parte en el agua que las riega.  El fluir de las aguas del Júcar, su renovación constante en el tiempo, está prolongando el  prodigo de fuente de vida, discurre nuestro río apacible y tranquilo, distribuyendo bienestar y riqueza, fertilizando las tierras que atraviesa, con sus aguas cristalinas y puras,  circunstancia que proporciona felicidad a los humanos, al tiempo que en el interior de sus aguas otras vidas, vegetales y animales proliferan perpetuando a través de la Naturaleza la continua reproducción de las especies.

La gente del río se considera como comunidad, indicando su apego social a su cauce que origina  relaciones sociales espacializadas a lo largo de su curso,  jugando un papel importante en los contextos sociales, que originan aspiraciones a derechos. En defensa del espacio  y de las aguas, la reacción de los ribereños pre-condicionan con unanimidad las respuestas y reivindicaciones de las cuencas fluviales, reflejando de esta manera los específicos referentes culturales y de identidad. Los residentes en las márgenes comunes del río, mantienen una relación continúa con el medio caracterizado por la movilidad que el curso del río mantiene en relación con la Naturaleza. En la lógica del río Júcar las propiedades del uso del territorio están determinadas por la ubicación, en su nacimiento, la parte alta se desarrollan actividades de cacería, hacia la parte media la explotación se da en la corta selectiva de árboles maderables, y siguiendo el curso la pesca compartida con la actividad agrícola y agropecuaria y en toda la cuenca fluvial la moda de la aventura hace desarrollar actividades unidas a la montaña y al río receptoras de turismo que significa creación de riqueza.

El Júcar encierra historias y leyendas:  Como la que hay en el salto de Villalba  donde comienza la hoz del río Júcar: El Ventano del Diablo, una peña hueca y abovedada como un enorme cráneo vacío cuyo interior  puedes  visitar, se cree que Satanás la habitaba, organizaba saraos brujeriles y defenestraba arrojándolos al fondo del precipicio a los curiosos que se acercaban a mirar por sus dos espacios abiertas al patio vertiginoso del Júcar.

La de la piedra del caballo, historia de amores con enemistad entre hermanos por la misma doncella que acabo en tragedia.

La leyenda de las misteriosas cruces de piedra junto a la senda del río, a la altura de San Julián el Tranquilo, que se atribuyen al sitio donde arrojaban a los reos culpables vivos despeñándolos para “hacer Justicia”  .

La Cueva Sagrada, bajo el puente de San Antón, en el lugar que el rey Alfonso VIII encontró una Virgen, con una luz de candil encendida.

En Cuenca existe una fuerza mágica, donde el Húecar se une al Júcar atribuida al agua que mezcla las naturalezas de las aguas. Bajo el influjo cultural, se da forma a creencias que yacen en el inconsciente del cerebro humano, influenciado por el conocimiento cultural se forjan creencias, y en momentos críticos podemos sentir sensaciones como si fueran reales, y solamente son producto de nuestros recuerdos.

La lógica de la razón se ve perturbada por influencia del entorno. Al alcance de todos incluido el mas escéptico, está la posibilidad de hacer un experimento: Un atardecer en cualquier época y preferible en otoño pasee en Cuenca, desde el Puente de San Antón al juego de bolos, observándolo todo con atención, el agua la vegetación, la casas antiguas de la hoz con leyendas encerradas, el cielo azul, un aire que te empuja con fuerza y te transforma, que te eleva sobre la tierra, en un placentero volar  virtual por entre los chopos y rozando las rocas, cerca de las casas medievales que contienen  en silencio el misterio de la vida de miles de sus anteriores habitantes, construcciones  que se aupan sobre el acantilado en equilibrio. Déjate llevar por esta experiencia, producto de  sugestión y tu imaginación, pero funciona, no tienes peligro, notaras la magia. Los escépticos atribuyen esta sensación a la confusión de los sentidos. 

El río y su entorno tienen magia, a los humanos con sensibilidad les parece mágico y percibimos la sensación turbadora  que producen sobre nuestros sentidos las cosas bellas, y el río es muy bello, por ello excita nuestras percepciones y eleva nuestros sentimientos.

 

Bueno es pequeño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s