LOS SISTEMAS DE LOS NATIVOS PARA EMPONZOÑAR SUS FLECHAS.


iNDIO ARMADO CON FLECHAS, NUEVA GUINEA.

INDIO ARMADO CON FLECHAS, NUEVA GUINEA.

LOS SISTEMAS DE LOS NATIVOS PARA EMPONZOÑAR SUS FLECHAS.

Desde las épocas más remotas, desde que supieron distinguir y caracterizar la toxicidad de las plantas y los animales de su entorno, los humanos han empleado los venenos naturales para los más distintos fines.

Varias culturas antiguas los usaron, y todavía los usan numerosas tribus actuales, para emponzoñar sus dardos y flechas de caza, para matar a sus enemigos, para pescar y para realizar sus ordalías o juicios de Dios.

El uso del veneno para emponzoñar flechas, lanzas, dardos fue practica común así se deduce de los estudios de las armas de caza encontradas en las excavaciones paleontológicas.  Eran varios los productos con los que se impregnaban las puntas de las flechas, y debían tener la posibilidad de comer las carnes del animal cazado, sin que ese producto tuviera efecto sobre el ser humano, su composición era un secreto bien guardado a los que no todos tenían acceso.

El término curare, se empezó a utilizar en el pasado en Suramérica y era denominación común para todas las substancias que se utilizaban. En el concepto actual corresponde a aquellos productos que entrados en el organismo causan la parálisis y la muerte por asfixia, son de gran toxicidad, actúan cuando llegan al torrente sanguíneo. La primera noticia de su uso fabricación se atribuye a  Alexander Von Humboldt ya que la presenció de los indios del alto Orinoco.

Benjamín Brodie en 1811, observó que durante el envenenamiento por curare el corazón continuaba batiendo, incluso cuando cesaba la respiración, lo que significaba que la función cardiaca no se bloqueaba con estas sustancias. Acción que fue utilizada en la medicina humana como agente terapéutico en anestesias como relajante muscular a mediados del Siglo XX.

Tardó tiempo la investigación para lograr la formula, ya que su modo de preparación y combinación de ingredientes era secreto que no podia ser desvelado. Hoy se sabe que los métodos que utilizaban los nativos consistía habitualmente en mezclar combinar hojas de Strychnos con fragmentos de otras hojas y, añadir los venenos de serpientes y hormigas. Aquella mezcla se hervía en agua al menos durante dos horas hasta conseguir una pasta oscura, cuya eficacia se comprobaba sobre una rana y contando los saltos que en su intento de huida Después de hervirla durante 2 días, la mezcla se evaporaba hasta obtener una pasta oscura y amarga cuya toxicidad podía probarse contando el número de saltos que daba una rana después inyectarle el veneno.

Los primeros exploradores del Nuevo Mundo fueron atacados en numerosas ocasiones por los indios que les lanzaban sus flechas mortíferas. Juan de la Cosa, cartógrafo de Colón falleció en un encuentro con los aborígenes. La misma suerte tuvieron los aventureros que recorrieron el curso del Amazonas, primero bajo el mando de Pedro de Ursúa. Los soldados que huyeron del sanguinario Lope de Aguirre, fallecieron  por la acción de las flechas de los indios amazónicos.

Richard Evans Schultes, prestigioso botánico, con 50 años de experiencia en los trópicos americanos, describe 44 especies utilizadas como venenos para dardos y flechas por los pobladores aborígenes del noroeste de Amazonia, número modesto en comparación con las más de 1.500 especies vegetales a las que los nativos atribuyen acción biológica como medicinas curativas, y narcóticos, que no se utilizan aislados sino con mezclas complejas, “cada tribu y a veces casi chamán tiene una fórmula especial y a menudo secreta de productos para la caza”. Y si bien la mayoría de estas fórmulas contienen unos pocos ingredientes vegetales, algunas de ellas tienen hasta veinte, por lo que el conocimiento es a hoy incompleto y se duda de cuales de ellos  incrementa la toxicidad de las mezclas, y las que refuerzan la capacidad de éstas para adherirse a los dardos, o que apoyan la difusión en la circulación sanguínea de la presa,  y aquellas que se utilizan por razones de superstición y creencias  mágicas.

Los kofanes de Colombia y Ecuador, que figuran según Schultes, entre quienes utilizan una mayor variedad de plantas en sus mezclas de venenos para la caza, preparan un efectivo curare con el fruto y las raíces de una timelácea. Los barasanas del Vaupés, por su parte, preparan uno de sus mejores curares con la corteza de una anonácea, en tanto que los makús del Pirí Paraná usan para ello la corteza de una vochysiácea.

El uso de flechas y dardos envenenados no se limita obviamente a Sudamérica. Muy extendido antaño por el sur de Asia, todavía perdura en numerosas comunidades aisladas como los penangs y dayaks de Borneo, los orang asli de la península de Malaca que envenenan sus dardos con extractos del árbol ipoh, los krem de Laos untan sus flechas con veneno de cobra mezclado con resina y los lisu de Tailandia utilizan tubérculos de aconito. Incluso los vietnamitas usaron dardos envenenados durante la Guerra de Vietnam.

Een Sudáfrica, los bosquimanos untan sus flechas con venenos extraídos del árbol violeta y de otras plantas, así como de serpientes, arañas, escorpiones y larvas de escarabajos tóxicos. Algo más al Norte, en el Ituri, los pigmeos mbuti cazan grandes herbívoros con redes hechas con lianas y, una vez capturado el animal, lo rematan con una flecha embebida en una planta el kombé cuya actividad cardiaca ya fue observada por David Livingstone, el kombé, cuyo principio activo, la estrofantina, se utiliza ampliamente en cardiología. Los yali de Nueva Guinea untan sus flechas con el extracto de una planta venenosa para cazar jabalíes y otras grandes presas.

No sólo los chamanes se ocupaban de mantener este secreto frente a los componentes de su tribu, sino que en muchas regiones unas pocas tribus mantenían un verdadero monopolio sobre la producción de curare. Esta sustancia, que era demasiado onerosa para utilizarse en la guerra, representaba para ellas una gran fuente de riqueza.

Bueno es pequeño

Un comentario en “LOS SISTEMAS DE LOS NATIVOS PARA EMPONZOÑAR SUS FLECHAS.

  1. Hola Florián, sigo el blog con el interés de siempre. Muy bien documentado esto de la elaboración de los venenos, que interesante. Ya leo que te piden consejo como un Chamán de la Nau Gran. Echo de menos los correos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s