LA DIFICIL VIDA DEL INDIO EN LAS MONTAÑAS


Simbolo Aymara

Simbolo Aymara

LA ADAPTACIÓN DEL SER HUMANO A LAS MONTAÑAS.

Para habitar, en comodidad, la lógica de los pueblos es dirigirse a los valles de climas templados, sin embargo hay montañas que recibieron la emigración de gentes que se refugiaron huyendo de enemigos y refugio seguro o buscando tranquilidad. Pudieron llegar en varias oleadas y periodos históricos sin nexos con los anteriores pueblos establecidos, más con el tiempo por combinación de interculturalidad y de conexiones familiares, se asemejan entre si.

Cuando visitamos las altas montañas en unos días de vacaciones y descanso, con  buen tiempo, buscamos lugares soñados de las montañas, es un placer respirar las perfumadas laderas repletas de hierbas, con el aire limpio de la montaña, sin polución, disfrutando de las vistas de la naturaleza, con aguas frescas y puras de los torrentes del deshielo  y vemos el césped natural entre los árboles, envidiamos a quien allí vive en lo que creemos un paraíso idílico, sin percibirnos ni conceder importancia al esfuerzo y sacrificio de aquellas habitantes de las montañas. Hasta una altura de 1500 metros, respiramos bien, y al hacerlo en profundadad nuestro organismo advierte la sensación placentera del oxigeno, ventaja que hoy no conseguimos en las policionadas ciudades.

Las altas montañas, encierran mundos aparte distintos, que son bastante amplios como para subsistir aislados y que producen unas civilizaciones particulares, que encierran valles que proporcionan los recursos suficientes para subsistir de forma cómodas a varias familias, las nieves producen abundante agua y con ellos vienen las cosechas y pastos para ganado.

Su aislamiento puede provocar la civilización particular de  una humanidad pérdida con cultura ajena al mundo que les rodea y del que están aislados, inmersos en una prisión voluntaria de piedra, sin comunicación con otras personas, solo los ganados merodean por estos dominios, aprisionados sin encontrar salida. No eran necesarias murallas, por la dificultad  de acceso  con caminos que ellos solos conocían y guarecidos en escondites de cuevas camufladas, o cabañas cerradas por el frío, mentes cerradas por el aislamiento, sin enriquecerse con conocimientos que da el contacto con otros pueblos,

El aire enrarecido en las alturas de más de dos mil metros, sobre el nivel del mar, no permite al organismo humano recibir la cantidad de oxigeno como para vivir en comodidad, la situación que se agrava a los tres mil y se hace extremo cuando llegan a los cuatro mil metros, la altura causa al organismo del ser humano  al “mal de las montañas” que surge por la falta del gas necesario para la vida. La sangre, empobrecida de oxígeno, no estimula más que imperfectamente el sistema nervioso, cuyas funciones se ejercitan sin energía, causando apatía física y el abatimiento moral por las altitudes.

El gasto constante de energía requiere oxígeno, y cuando el aporte de éste a los tejidos disminuye (hipoxia), la función de los tejidos puede deteriorarse. El órgano más sensible a la falta de oxigenación es el cerebro y los centros neuronales del sistema nervioso central son decisivos en el control de la respiración. Cuando respiramos una mezcla con bajo contenido en oxígeno, la respuesta inicial es un aumento de la ventilación, atribuida a alguna función nerviosa central relacionada con la vía de la respiración, y se ha denominado depresión ventilatoria hipóxica.

El hombre del valle que asciende a muy grandes alturas necesita días para restablecer el equilibrio, se requiere un período de aclimatación de entre siete y diez días. Es un período que se conoce como aclimatación ventilatoria, por el cual la ventilación aumenta como respuesta al descenso de la presión de oxígeno en la sangre, aunque también disminuye la presión de CO2.

Cuando la residencia del ser humano es permanente en la montaña, sufre la denominada anemia barométrica que cambia la fisiología de su sangre, el numero de los glóbulos rojos de un ser humano oscilan entre los 4,8 a 5,4 millones por milímetro cúbico, el habitante de las grandes alturas por acción del organismo se elevan a 8 millones, de forma permanente. Esta patología (hiperglobulia o policitemia), radica en que el exceso de glóbulos rojos incrementa el volumen de sangre y la vuelve más espesa, de modo que fluye con dificultad a través de los vasos pequeños (hiperviscosidad), a menudo sufren síntomas de debilidad y fatiga, dolor de cabeza, mareos, zumbidos en los oídos y dificultades para respirar, se puede distorsionar la visión y se perciben destellos de luz o manchas negras.

Quichuas, vestidos tradicionales

Quichuas, vestidos tradicionales

La circunstancia de que en las alturas, el ser humano precisa mayor ventilación produce la hiperactividad del organismo que influye en la anatomía, y hace distinguirse a los hombres de las altas montañas, porque  tienen una estructura con la caja torácica de grandes  dimensiones, como los quichúas y los aymaras de los Andes. Hasta los descendientes de españoles, que se establecieron en las altas mesetas de México y Colombia hace quinientos años, difieren de sus antecesores por las dimensiones del tórax. Es una adaptación al medio que modifica su anatomia,

Estas gentes, rinden con su mala salid, un fuerte tributo por la permanencia en estos lugares,  las pesadas nieblas y con el frío de los inviernos sus articulaciones se entumecen y tienen problemas reumáticos, son propicios al bocio, y pasan meses del largo invierno inmovilizados por las nieves, comiendo de lo almacenado en las épocas de cosecha, solos con la compañía del ganado, encerrado en su mini prisión de la naturaleza, las personas tienen hambre de libertad y de contacto humano, por ello cuando los encuentras en tus paseos de motaña, están dispuestos a una larga charla, a pesar de su cierta timeidez ante al extraño.

Los montañeses cansados de la vida encerrada, y con el deseo de relación social, descendían con sus productos de elaboración casera o su ganado para venderlos o cambiarlos a las gentes de los valles, y la necesidad les hacia aprender oficios y servicios, algunos ofrecían sus habilidades y conocimientos en las plantas, la gente de la montaña ganaron reputación como sanadores, así surgió la actividad de curanderos en  la vida de los indios errantes, como en Perú que abandonan la familia en la montaña y se aventuran a estar años ofreciendo sus conocimientos de médicos indígenas y algunos regresan con éxito con mucho dinero y mulos cargados de regalos. Cuando la familia tiene oportunidad de bajar a vivir a las poblaciones  del llano o costeras, se adaptan mal, el recuerdo de su refugio permanente en las duras montañas no le abandona, tienen un sentimiento de querencia que les sume en fuertes añoranzas que les inducen a volver.Nadie está del todo conforme con lo que tiene y cuando lo cambia lo añora, así pues nos conformaremos con el lugar en que vivimos.

Hay un refrán español que dice “con la gente de la montaña no basta maña”, gente con nivel de instrucción baja resuelve situaciones que la gente de la ciudad somos incapaces porque todo lo tenemos más facil lod de las grandes ciudades.

En conocimiento de la naturaleza, nos sobrepasan con ventaja, te dicen para que sirve cada planta, los frutos que son comestibles, los hongos que se pueden comer, saben hacer quesos y  conservas de frutas y verduras.

Cuando invadimos su territorio guiados con planos, brújula y GPS, buscando una ruta y el pastor de montaña te mira socarrón y te dice, pues va usted mal si sigue por ese camino va a dar a un callejón del desfiladero que solo tiene salida por un río subterráneo, así que ya sabe….Tu “hombre omnipotente con tecnología actual”, te quedas sorprendido  ante aquel hombre rudo, aunque con una inteligencia privilegiada.

Bueno es pequeño


Anuncios

Un comentario en “LA DIFICIL VIDA DEL INDIO EN LAS MONTAÑAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s