“Ordalias”, los increibles y terribles juicios de Dios.


Ordalia, prueba del agua

Ordalia, prueba del agua

El significado original de la palabra ORDALIA, en el mundo anglosajón y alto alemán, era “juicio”, y bajo el latín pasó a designarse el “juicio de Dios”, por considerarse veredicto divino. Se llamaron “ordalías” a las pruebas  a las que se sometia a los acusados para que probasen su inocencia, su origen es antiquisimo en pueblos primitivos, en la Edad Media tomó importancia en la cultura europea.

La búsqueda de un medio que sirviera a la  de facilitar a la sociedad, un modelo de justicia, los religiosos ofrecieron que la ideal solución a los conflictos era la ayuda de Dios, esta solucion es a la que se denomino ORDALIA, un sistema metafisico aplicado a la justicia humana.

Era un deseo de solución justa a las diferencias humanas, a los conflictos donde solo las informaciones de las partes sin testimonios ni pruebas, se determinó un camino buscando un sistema justo poniendo en manos de creencias basadas en dogmas la solución pacifica de los pleitos, en épocas de obsesión era un medio de solución dando a las autoridades una coartada para evitar la responsabilidad de determinar con error, en los problemas de justicia. Ahora son las fuerzas superiores y supuestamente sagradas quienes determinan y solucionan.

Los pueblos conocidos que utilizarón estas prácticas de forma normalizada, fueron hebreos, asirios y  babilonios la realizaban de forma habitual. Sociedades culturales americanas, africanas y asiáticas las utilizaban, en la Europa Occidental era el pueblo germanico quines la iniciarón y el cristianismo antiguo las adopto en los procesos de derechos penal. El ser humano bajo los sistemas de vivencias en comunidad, perseguia eliminar abusos del más fuerte, del que ponia falsos testigos, o se exigía solución de compromisos no escritos, y para dar a cada uno razón, fueron varios los modelos de administrar justicia de forma acertada,  y que la verdad saliera de las declaraciones tuvieran un testigo superior justo e igualitario, y una de estas formulas de hacer justicias era la ORDALIA.

Una prueba, entre la mágia, la fantasia y las creencias religiosas, con objeto de demostrar los culpables o inocentes de los casos y para ello invocaban el arbitrio de la decisión divina.  Por tanto eran competencia de los sacerdotes, a los que las gentes los  consideraban interlocutores escogidos entre la divinidad y los hombres. En la época que la iglesia cristiana asumió el poder espiritual en Occidente, heredó también la autoridad sobre los juicios divinos, práctica que se interpretaba como próxima al mundo de la magia, y por ello se erradico su uso, que llegó a ser penado con la excomunión.

Existían varios tipos de Ordalías o Juicios de Dios a las que se sometían al acusado, dependiendo del delito cometido.

  • “Ordalías del agua fría”, destinadas más comúnmente en acusaciones sobre magia, brujas, villanos y malhechores, se lanzaba al acusado a un río para que alcanzase la orilla opuesta. Se consideraba culpable y ajusticiado si no lo conseguía. También se los solía sumergir atados de pies y manos a un foso lleno de agua y comprobar el proceso del cuerpo: si se hundía el veredicto era de inocencia, pero si salía a flote era culpable, pues ni siquiera el agua quería tenerlo y lo rechazaba.

  • De las más freciuentes pruebas era:“Ordalías del agua caliente” se usaban en aclarar la paternidad y delitos contra la propiedad,  era necesario que el sospechoso recogiera con las manos, piedras que se habian metido a una marmita con agua hirviendo, se vendaban brazos y manos, y pasados unos dias se retiraba el vendaje para inspeccionarlo. La curación de las quemaduras indicaba inocencia y si existian eran prueba de culpabilidad.

  • La Ordalía del hierro candente, al rojo vivo que el sospechoso debía sujetar caminando unos pasos con él en las manos. El proceso seguía de la misma manera que con el agua caliente. se practicaban con mujeres sometidas a juicios graves.

  • Otra Ordalía era el caminar sobre brasas, si el reo no presentaba signos de tales pruebas, era declarado inocente.

  • La ordalía hebrea de “Las aguas amargas”, aparece en la Ley de los celos del Antiguo Testamento, utilizada en casos de presunto adulterio de las mujeres. La acusada debía ingerir un brebaje preparado por el sacerdote y en el que se diluía, en agua consagrada y mezclada con tierra del suelo del Tabernáculo, un papel con estas maldiciones: “si no ha dormido contigo ninguno y si no te has descarriado, no has sido infiel a tu marido, índemne seas del agua amarga de la maldición; pero si te descarriaste y fuiste infiel, contaminándote y yaciendo con otro, Yavhé te maldice, entre esta agua de maldición en tus entrañas para hacer que tu vientre se hinche y se pudran tus muslos”.

  • La “ordalía de las candelas”, consistía en representar con dos velones hechos con cera del cirio pascual, para el denunciante y acusado en juicios de robo y hurto, venciendo aquel cuya candela se consumiese antes.

  • La ordalía “prueba de los albats”, en la que las familias en litigio sumergían a dos recién nacidos en agua y ganaba aquella cuyo niño se hundiese más.

  • Alfonso X el sabio reguló una ordalia llamada “duelo judicial”, practicado entre dos partes tras una acusación y ofensa medieval, y de uso generalizado en los siglos XIII, XIV y XV. La condición social de los enfrentados determinaba la manera en la que debía desarrollarse el duelo, siendo usados palos, estacas o bastones en los enfrentamientos entre plebeyos, y caballos, lanzas y espadas si se trataba de nobles.

La práctica de la ordalía se fue restringiendo a partir del siglo IX y en el IV concilio de Letrán (1215) la Iglesia prohibió su uso para procedimientos civiles. El cambio se debió a la aplicación del derecho romano en el proceso judicial. La práctica de la ordalía tardó en desarraigarse, y en los lugares regulados por derechos de carácter tradicional, se conservo. En la edad media cualquier contienda derivaba en un juicio de Dios, considerando que la divinidad omnipresente, era el juez supremo que debía decidir el resultado.

Su evolución dio origen a los juicios modernos, no son tan agresivos como en épocas pasadas, aunque hoy en algunos casos, los costes, los plazo de solución y las argucias de abogados mercenarios pueden ser tan injustos como los de antaño.

Lo terrible del envenenamiento por curare es que la víctima sigue estando consciente de lo que ocurre y puede sentir su parálisis progresiva hasta la muerte por asfixia, sin poder hacer nada al respecto. Sin embargo, si a la víctima se la reanima con respiración artificial, se recupera sin lesiones.

No sólo los chamanes se ocupaban de mantener este secreto frente a los componentes de su tribu, sino que en muchas regiones unas pocas tribus mantenían un verdadero monopolio sobre la producción de curare. Esta sustancia, que era demasiado onerosa para utilizarse en la guerra, representaba para ellas una gran fuente de riqueza.

Bueno es pequeño

6 comentarios en ““Ordalias”, los increibles y terribles juicios de Dios.

  1. Pingback: La ordalía o “Juicio de dios”y romper una lanza | El Blog de Ana Vazquez Hoys

  2. Es un honor que la Profesora de Historia Dª Ana Vazquez, haya tenido la amabilidad de leer nuestro blog.

    Ella tiene unas magnificas y grandiosas paginas de la profesora Ána en este tema histórico, los interesados en tan intersesantes sucesos, tienen una referencia valiosa ver su blog : La ordalía o “Juicio de dios” y romper una lanza / El blog de Ana Vazquez Hoys.

    Enhorabuena por su magnifico trabajo.

  3. ciertamenta se iniciaron hace mucho tiempo, posiblemente en la edad media. o aun antes. pero lo lamentable es ver en pleno siglo XXI como se siguen cometiendo estas pràcticas violatorias de la dignidad humana, sobre todo en la mujer africana y del mundo àrabe. como humanos creemos tener la verdad en nuestras manos, pero y basado en esa falsa creencia que violamos derechos fundamentales al projimo, ya sea individualmente considerando “a la victima”, o en colectivo como pasa con los grandes imperios actualmente. y los que se dicen ser Raza Superior”….

  4. Me ha parecido un artículo muy interesante, aunque la puntuación dificulta mucho su lectura. Hay muchas frases resueltas con comas donde deberían aparecer puntos, incluso dos puntos . También en ocasiones las comas dan lugar a solecismos. Es una lástima. En un principio he llegado a pensar que se trataba de un artículo traducido. Deberías resolverlo con alguien que sepa de puntuación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s