EL INFIERNO VERDE, ETERNA DISCORDIA EN CENTROAMÉRICA


protesta en solicitud de proteccion a las selvas tropicales. Foto del Pais, edicion Valencia (España) del 14-5-09, Los comentarios son del autror del blog.

Protesta en solicitud de proteccion a las selvas tropicales. Foto del Pais, edicion Valencia (España) del 14-6-09, Los comentarios son del autror del blog.

El infierno Verde es el sobrenombre con que se conoce a las selvas tropicales húmedas de América Central y del Sur, denominación que sobrecoge, más después de conocer algunos de los  peligros que encierra, se reconoce que es una denominación apropiada.

El calor y la humedad bajo la capa de ramas y copas de los árboles que cierran la bóveda no permiten dejar pasar la luz que cae del cielo, y no es posible ver el Sol,  el interior queda en  penumbra,  la selva está llena de vida animal, de insectos, de miles insectos, cuando los viajeros la atraviesan una corona de insectos vuela a unos veinte centímetros por encima de las personas, acompañan de forma permanente, y de cuando en cuanto alguno te pica y luego otro, y otro, si sales corriendo se sigue tras de ti, al poco rato los pierdes y te paras para descansar, advirtiendo que la nube circular esta sobre ti, quizás sean otros, pero allí están  tan ávidos de tu sangre que los manotazos no los hacen huir, ahora unas moscas inofensivas pequeñas que no pican, acuden a ti a millares, no se espantan y se introducen en tu nariz, ojos oídos y boca, son molestos y es necesario prestar atención para no tragártelos.

Las continuas picaduras de mosquitos producen llagas que se infectan produciendo terribles molestias, si es que no te contagian enfermedades como el paludismo o el dengue. Si se ha de dormir en el interior de la selva, debe llevarse pantalón largo y camiseta con mangas de tela muy gruesa y dormir con ella puesta para evitar los picotazos de insectos y las mordeduras de vampiros, protección incomoda por el calor húmedo de la selva, pero necesaria.

Bañarse en aguas de los ríos de la selva, es posible, pero debe prestarse atención porque  al menos hay tres enemigos muy peligrosos:

  • El candiru, pequeño pez que representa un peligro extraño, ya que posee una atracción insaciable por la urea, que detecta y viaja largas distancias para encontrar la urea procedente de la orina. Si algún temerario esta al alcance de estos peces, será mordido en tu parte vulnerable fuente de urea,  y el pececillo intentara penetrar en lo más intimo de la anatomía siendo necesario una intervención quirúrgica si lo logra.
  • Deberá prestarse atención a evitar los ríos infectados de terribles pirañas que se agrupan en grandes bancos, que aunque se nutren de peces, atacan a todo lo que esta en el río  y cuando su presa esta herida millones de ejemplares se unirán al posible festín en vehemente frenesí.
  • Pueden aparecer caimanes hambrientos que de un mordisco son capaces de arrancar una pierna, están ocultos en el río o visibles más camuflados que pasan desapercibidos, parecen un tronco de madera seco flotando sobre el agua,
  • Los ríos de la selva son el refugio de enormes anacondas que se enrollan sobre su presa inmovilizándola, las hay hasta veinte metros y más si atendemos los informes de viajeros y exploradores. Dicen que las anacondas tienen en la noche ojos que brillan con poder hipnotizante que fascinan y atraen a los imprudentes y confiadas victimas que quedan paralizados,  todo en medio de la vegetación con árboles gigantescos, dentro de regiones pantanosas que si quieres pasar se tragan al intruso.

Los sistemas de transporte mecánico, los planos y marcas indicadoras y los guías  expertos, hicieron más facil  traspasar estas áreas, más la selva continua siendo peligrosa, porque además de algún escaso depredador  los que quedan pocos ejemplares,  esta el depredador humano que visita para explorar territorios de talas, buscando minerales o el preciado petróleo o solamente la aventura, pero que alerta a los indígenas por la invasión de sus territorios. En los años treinta un grupo alemán de investigadores entraron de las selvas amazónicas, partieron cincuenta hombres bien pertrechados de víveres y medicinas, solo volvieron 20. Los nativos transmiten historias o leyendas al visitante sobre exploradores perdidos que se convirtieron en jefes o sanadores, o que fueron príncipes consortes de bellas princesas, más otros fueron festín de aldea.

Las desdichas del  “Infierno Verde” a que se vieron sometidos las gentes que allí llegaron fueron cuantiosas, a la selva fueron soldados conquistadores, aventureros en busca de oro y piedras preciosas, o colonos en busca de tierras, y fueron recibidos en ocasiones de forma amigable con intercambio de regalos según la tradición india, o como seres sobrenaturales al ver a los soldados con brillantes armaduras y montados en caballos que ellos no conocían, en otras ocasiones los invasores navegando en barcazas que avanzaba por el río explorando terreno donde sentar una base, eran atacados por quienes los consideraron enemigos con una premonición que resulto ser correcta, por ello los indios a aquellos intrusos desde lo alto de los árboles de forma inesperada les enviaban una lluvia de flechas que causaba serias bajas. Los sobrevivientes cuando llegaban a tierra eran perseguidos por los indios conocedores del terreno que atacaban los campamentos y figurando huida conducían a sus oponentes a trampas preparadas.

Los indios eran guerreros indomables, durante años se instruyan para la lucha defensa y ataque, aunque su armamento era escaso eran expertos en el uso de lanza y arco, podían hacer diana a más de cien metros a su objetivo en movimiento,  con sus flechas impregnadas en potentes venenos, el herido si sobrevivía, herido en aquellas condiciones de falta de asepsia, conducían a una infección que podia causar fatal septicemia que hacia peder la vida al herido.

Los indios de las selvas americanas para no sufrir bajas no presentaban lucha abierta preferían la emboscada y los ataques por sorpresa y después de la lluvia de flechas se retiraban. Más a aquellos expedicionarios los guiaba la ambición y eliminados un grupo, los colonos volvían con más hombres, mejor armados y ahora eran ellos quienes enviaban por la selva a exploradores para averiguar su asentamiento, atacando sus poblados, consiguiendo prisioneros jóvenes que convertían en esclavos para hacerles trabajar en los cultivos o recoger látex. Estos ataques eran de extrema crueldad a  veces con asesinatos de niños y viejos. Cuando un colono sufría un ataque reclamaba ayuda a los colonos vecinos y atacaban a los indios en cualquier poblado, fuesen o no los culpables.

Tras la independencia de los países americanos, los nativos fueron adquiriendo una forma de vida mezclado con otros pueblos, si embargo algunos tomaron su derecho de vivir en los bosques. Lo cual fue beneficioso porque ellos se preocuparon de cuidar el entorno. Hasta que el siglo XIX comenzó una explotación galopante de los bosques con tala de árboles o quemas para criar ganado, y se empezó a mermar la superficie arbórea, más tarde comenzó la minería y la busca de petróleo en zonas selváticas, que destruye buena parte de la riqueza de los bosques.

En el Siglo XXI, las diferencias con los indígenas continúan, como ejemplo actual en Perú, que en el mes de Mayo del 2009, las organizaciones de los pueblos nativos intervinieron para protestar por los decretos de explotación de la Amazonia,  provocando una huelga general que paralizó el país. De momento el Gobierno para calmar situaciones  ha detenido los decretos de explotación de los regimenes de uso agrario y leyes forestales. El Señor Presidente de la Republica de Perú  Don Alain García, respondió que el 80% de los peruanos respaldan la legalidad de la decisión del Gobierno y que no tomara el camino de retroceso “a la edad de piedra”. Entretanto las bajas entre manifestantes y policías siembran las calles.

Desafortunadamente la lucha entre el indígena que quiere la libertad en las selvas y el egoísmo de su explotación no ha terminado. Infierno verde fue las selva para los exploradores occidentales, más consiguieron su objetivo de obtener riquezas, infierno fue destruir la vida tranquila de aquellos nativos y ser dominado como esclavos cargado de cadenas o eliminado, y hoy la diabólica codicia enfrenta de nuevo en el infierno verde al capital destructor con las aspiraciones de los indios libres.  ¿Quién ganara? …, sin duda el egoismo … Como siempre.

Bueno es pequeño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s