El hombre de las Tribus Anfibias. por E. Reclus


Eliseo Reclús

Eliseo Reclús

Reclús E,  El hombre y la tierra, tomo 1, paginas 60/62 *Editorial Maucci Barcelona

EL HOMBRE DE LAS TRIBUS ANFIBIAS.

Hay regiones por sus condiciones parecen inhabitables a los seres humanos, más están ocupadas con una forma de vida excepcional, como en el parque lacustre del Alto Nilo, donde en época pasadas donde la estación de las crecidas se formaba un gran lago de dimensiones variables,  en un mundo donde los hombres habitan en tribus gregarias denominadas tribus anfibias, porque viven dentro de los pantanos habitan los Denkas en viviendas sobre el agua o en las riberas pantanosas, y la tribu de Nuer, donde hay se alimentan de  los productos que pescan  disputándoles los peces a las aves buceadoras.

Estos grupos son ridiculizados por sus vecinos porque tienen aspecto de zancuda pescadora, metidos en el agua con una pierna sobre el agua doblada fuera del agua apoyada sobre la otra pierna y como son altos y delgados parecen zancudas, así pueden permanecer más de una hora, hasta que una pieza le incida a una rápida acción de pesca.

Cuando los habitantes del Nilo lo ven de lejos, aquella forma dudan si se trata de un pescador con su canasta de capturas o una zancuda.

Los Denkas y los Nuers van siempre desnudos, los vestidos les incomodan cuando van por el agua y las talas húmedas sobre la piel seria causa inevitable de fiebres, el uso se ha transformado en moral por lo que los Nuers se avergonzarían de vestirse: les bastan las cicatrices del tatuado, los brazaletes, las sortijas y anillos.

los hombres submarinos.

Los cuidados del cuerpo exigen que se unten la piel para defenderse de la humedad. El Denka suele revolcarse alegremente por la ceniza, después de quemar las hierbas secas, como hacen las mulas cuando se les quita el aparejo, y se levantan todo gris o gris azulado cuando la piel se transparenta por el polvo. El pastor rico propietario de rebaños, se unta todo el cuerpo de sustancias oleosas que recubre con boñigas cuidadosamente aplicadas.

En muchos otros países, como la India, Indochina y sobre todo en el Matto Grosso brasileño, en el Gan Chaco del Paraguay y de la Argentina viven grupos gregarias de hombres anfibios análogos a los Nuers, que como ellos andan por el agua y disputan el pescado a las aves buceadoras, llegando a formar su familia sobre suelo tembloroso, formado de cañas podridas, que ocultan aguas profundas. Estos seres separados de los demás hombres son verdaderos prisioneros del pantano, donde todo natural que no estuviera gradualmente acostumbrado al medio perecería irremisiblemente. En las épocas que debían trasladarse entre poblados acuáticos utilizaban canoas, y en saso de gran inundación eran utilizadas para salir sin riesgo de aquel apuro.

Cita Reclús, las investigaciones de Humbolt, a los Uaraun o Guaraunos, que habitaban en los árboles en la época de las inundaciones, cuando todas las islas del Orinoco quedaban inundadas, y quedaban cubiertas de las aguas desbordadas, unían por sus extremidades terminales las ramas de cinco o seis palmeras y establecen ese múltiple techos de hojas un ligero techo para mantener su morada aérea, dominando la extensión de la lamina liquida.

Comentarios

* Elisée Reclus, marzo 1830 -julio de 1905 , geografo francés miembro de la  Primera Internacional, sus tratados sobre geografia humana y economica están entre los mejores elaborados en la historia de estas  ci encias . Los ejemplares no indican la fecha, más se sabe que esta colección de seis grandes libros los escribió el autor entre 1895 y 1903, Reclús muere en Bélgica,  fecha en que los ejemplares fueron publicados en francés, como se tradujo, en castellano al castellano debió publicarse en 1911. El ejemplar indica que la editorial tuvo un gran premio en 1910 Buenos Aires. En la época sus libros estuvieron prohibidos, no hemos encontrado en los ejemplares ideario que pudiera influir ideológicamente, e impidiera su lectura, si acaso lo seria por el autor en alguna otra publicación.  La descripción es detallada y municiona con un lenguaje que hoy resulta sencillo, por lo que se supone que el autor realizó un esfuerzo en hacerse comprender, o quizás por influencia del traductor o lenguaje de la época, son seis libros de 550 páginas, de rica edición.

El autor en su prefacio incluye parte del prefacio de la obra que es de una grandiosidad descriptiva  conmovedora: Hace algunos años…. Trazaba el plan de un nuevo libro en el que se expodrián las condiciones del terreno. del clima , de todos los ambientes en el que se han producido los acontecimientos de la historia, en el que se motraria el acuerdo de lo Hombres y de la Tierra, en el que se explicarián las actuaciones de los pueblos, de causa a efecto, por su armonia con la evolución del planeta.  La emoción que se siente al contemplar todos los paisajes del planeta en su variedad sin fin y en la armonia que les da la acción de las duerzas étnicas, siempre en movimiento, esa misma dulzura de las cosas, se siente al ver la procesión de los hombres bajo sus vestimentas de fortuna o de infortunio, pero todos igualmente en estado de vibración armónica con la Tierra que los lleva y los alimenta, el cielo que los ilumina y los asocia a las energías del cosmos.

La obra de Reclús presenta un gran interés en la antropología humana, social y geográfica. Su obra es hoy considerada fundamental en la geografía social, y detalla la organización de las sociedades en un lugar central para comprender los procesos humanos.

Fue autor ignorado durante mucho tiempo, y solo en las últimas décadas ha sido rescatada y analizada. Tener en tus manos una alhaja que contiene la sabiduría humanista del pensamiento de  hace más de cien años,… estremece de satisfacción.

La  Primera Internacional,  llamada también Asociación Internacional de los Trabajadores  fue la primera gran organización que trató de unir a los trabajadores de varios países. Se fundó en 1864, con sede en Londres, agrupaba inicialmente a los sindicalistas ingleses, anarquistas y socialistas franceses e italianos republicanos. Sus fines eran la organización de obreros y empleados en Europa y el resto del mundo, así como un foro para examinar problemas en común. La sede se traslado desde Londres a Nueva York, y se disolvió en 1876.  La Segunda Internacional, de ideología socialdemócrata se organizó en 1889 y duraría hasta 1916.

Por la pertenencia a estas asociaciones E. Reclús estuvo en prisión; teniendo en cuenta las condiciones de explotación humana que existía en el siglo XIX, el pertenecer a organizaciones que exigían justicia social o expresar ideas para conseguir de forma pacifica la dignidad de los trabajadores y reivindicaciones, es algo que debió reconocerse como fundamental en los derechos humanos, por tal razón Reclús no mereció la prisión. Los gobiernos que utilizaron los medios destinados a defender al pueblo,  para reprimir  favoreciendo a la aristocracia, fueron el verdadero enemigo de los ciudadanos.

Bueno es pequeño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s