El Árbol Sagrado de Argentina y Chile, La ARAUCARIA Ó PEHUÉN


ARAUCARIA

El Árbol Sagrado de Argentina y Chile, La ARAUCARIA Ó PEHUEN

Sin la naturaleza no existiría la vida sobre esta tierra y sin la diversidad de sus especies tampoco existiría el hombre. El Pehuén ha sido desde siempre el árbol protector de los Pehuenches que les ha garantizado la subsistencia ofreciendo sus frutos en forma de sabrosas semillas comestibles ricas en carbohidratos, minerales y proteínas, garantizando su alimentación y salud.

Entre los indios yakute hay una hermosa leyenda de los trágicos amores de bo-khan, el primer chamán, y una doncella celeste, cuenta que el fruto del amor humano con lo  divino, fue un niño que su madre despechada abandonó bajo un árbol para que éste lo nutriera con su savia. Ese árbol era un álamo, y de él se dice que desciende la raza de los chamanes, se atribuye al creador la idea de dar un guía a la humanidad que sería llamado Chamán y encaminaría su pueblo en la vida. Así el chaman informo a los pueblos a su cuidado de la bondad de los árboles y que debían ser adorados por su magnanimidad

Dicen que en el bosque austral cada especie tiene un espíritu guardián que reside en ella y la protege. Por eso el aborigen, antes de cortar la más pequeña rama o recoger un fruto, deberá pedir permiso a su invisible “señor”. Los dueños de los árboles más venerados y propiciados con ofrendas materiales son los del canelo, del maitén, del boldo, … y el pehuén. Cada uno tiene su rango divino, y el aura mítica lo envuelve a los ojos azorados del indígena, que sabe por tradición que si al árbol sagrado se le respeta y cuida, este garantiza la abundancia en ganados y cosechas y quien come los frutos de los árboles sagrados vivirá muchos años. Al recoger la cosecha debe solicitarse permiso al  árbol y obsequiarle con tributos.

El PEHUÉN, también llamado araucaria, piñonero, o pino de brazos, es nativo de  la  Cordillera de los Andes, importante dentro de la cultura Mapuche, (Gente de la tierra del sur)  y Pehuenche (Gente del pehuén) que habitan en el centro y sur de ambas laderas de los Andes  Argentina y Chile. Es un tremendo gigante que puede superar los 50 metros de alto y un diámetro en la parte más gruesa con más de tres metros, que puede vivir más de mil años. También es llamado árbol del pan o pino del pan, en otras latitudes debido a que el contenido de sus grandes frutos tiene esa apariencia y consistencia. En los veranos los nativos se desplazan a las laderas de la cordillera andina, para recoger el fruto del Pehuén que generoso reparte a sus protegidos con sus frutos.

Los Araucanos y Mapuches de la Patagonia  son indios respetuosos del mito milenario saben que bajo su sombra no se puede mentir o hacer promesas vanas… porque la amenaza de castigo es terrible, bajo su sombra se celebran las ceremonias de bodas donde reciben la bendición del mítico árbol sagrado, que les asegurará una feliz unión, y será fecunda si el primer encuentro entre los esposos se realiza bajo las ramas protectoras de la especie sagrada. El pehuen, tiene vida espiritual y se le reconocen virtudes,  medicinales, alucinógenas ó divinas, mediante contactos y relaciones especiales, los  preservan y respetan, enseñando a sus descendientes esta cultura de dependencia árboles y plantas, los aborígenes estiman estas creencias,  que perduran dentro de los misterios y la Vida  del bosque.  Es el árbol sagrado de los mapuches, quienes lo adoran y veneran, atribuyéndole propiedades mágicas.

La araucaria se encuentra protegida y está prohibido talarlo, produce unas piñas en cuyo interior se encierran los piñones, que son comestibles de alto valor nutritivo y constituyen la base de la dieta de los nativos, para algunos casi su exclusivo alimento, los piñones les servia para hacer pan, licores, vino y guisados, harinas para cocer o tostar, tomándolo cocido o tostado, el árbol venerado era el sostén alimenticio más importante y también en forma de vino y licores.

Para el nativo Inca de Suramérica es el árbol de la vida, que representa al ser protector, cuya función es la de otorgar un elemento indispensable para que pudiera sobrevivir el ser humano, por ello que se pone de manifiesto la asociación entre los árboles y sus ancestros, por lo son considerados sagrados oráculos para un constante culto.

El Pehuén llamado árbol del pan en otras latitudes debido a que el contenido de sus grandes frutos tiene esa apariencia y consistencia. En los veranos el pueblo Mapuche y  Pehuenche se desplazan  a recoger a las laderas de la cordillera andina para recoger el fruto que generoso comparte con sus protegidos nativos ofreciendo sus frutos que aseguran la nutrición.

El Pehuén es un árbol de origen muy antiguo con gran capacidad de sobrevivir, se han encontrado formas fosilizadas de un período muy temprano inclusive en Europa; lo que nos da una idea de su anterior extensión por el mundo para finalmente avecindarse en las tierras de Chile y Argentina donde se lo encuentra encaramado hasta e las elevadas alturas de hasta  2000 metros. El Pehuén, se ramifican como un frondoso árbol con numerosas ramas unidas con gran fuerza a su tronco, enraizado con grandes ramas a la madre tierra que lo acoge generosa garantizando su sustento y supervivencia.

El árbol y los nativos, durante siglos y siglos se han correspondido mutuamente ofreciendo subsistencia sus productos y apoyo a cambio del cuidado, atención, y adoración que sus beneficiarios le ofrecen. Si un día el ciclo se rompiera un cataclismo caería sobre el bosque y sobre los hombres.

En los jardines públicos y privados de España, se están plantado estos árboles, son muy bellos y destacan del resto, los propietarios debe saber que se trata de un aárbol excepcional y que es sagrado, las piñas las dan a partir de al menos 30 años, por lo que deben saber cuando las recojan deben dar reverencia y gracias con ofrendas a tan grande y excepcional especie.

Una interpretación intelectual de las primeras religiones la hace Emile Durkheim, que incluia la religión como deificación de la sociedad. Los rituales tienen la función de unir mediante los símbolos religiosos con la esfera social donde pertenece.

Claude Leviss – Strauss, Articuló la forma en que las estructuras de la sociedad se ejemplifican en los mitos y los símbolos. Sostuvo que hay una forma universal de la lógica humana y que la diferencia entre el pensamiento de la gente primitiva y moderna no puede estar basado en los diferentes modos de pensamiento, sino en los datos sobre lógica con que opera.

Bueno es pequeño

10 comentarios en “El Árbol Sagrado de Argentina y Chile, La ARAUCARIA Ó PEHUÉN

  1. Gaston Soffritti no tiene relación con nuestra actividad cultural.

    Para no defraudarte, te decimos como encontrarlo.

    haz click en Internet, con Google, marca el nombre completo de quien buscas, y cuando te salgan las paginas, arriba a la izquierda pincha en imagenes, y veras las fotos de quien buscas.

    Que lo disfrutes.

  2. Les cuento qu mi nombre es maiten, y estoy muy alagada de llamarme asi me facinaria que alguno de ustedes me escriviera la leyenda de l arbol, solo se que se trata de una indiecita que se enamora de un pobre indio, pero su padre, el capataz, quiere que se case con el indio mas fuerte y lindo, solo se hasta ahi
    Gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. soy soberano de la tierra, solo deben observar el arbol y sabran por que es sagrado, la cultura mapuche tiene 10000 mil años perdon el calendario mapuche tiene 12462 si me pueden corregir lo agradeceria, bueno en fin volveremos a nuestros origenes y no podran oponerse.

  4. Leí hace tiempo una posible leyenda de que el Araucaria fué el primer árbol en la tierra, puede ser fábula o solo eso…leyenda, no obstante las historias que de él se describen son bellas y de respetar.

  5. Hacen 6 años denuncio la extinción de la Araucaria Pehuen…como consecuencia de la invasión de
    exóticas (pinos contorta y ponderosa)..que trajeron en sus raíces la plaga Huequenia Livida que
    descubrió la Dra. Paola Turienzo, en el 2005. HOY…lucho para que se declaren “Patrimonio de la Humanidad”…LAS AUTORIDADES DE LA PROVINCIA SE OPONEN…pero yo seguiré luchando,porqué me duele en el alma…la muerte de las Araucarias…soy neuquina nativa y todos mis ancestros son de la Cordillera Neuquina.- Y es lo único que le dejaremos a las generaciones venideras…porqué los
    hijos y nietos de la próxima década…no sabrán lo que era un bosque de araucarias!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s