LOS “DIVERTIDOS” ATAUDES DE ARTE AFRICANO.


ataudes-de-ghana

La Muerte entre los pueblos ganaderos africanos y los ataúdes de arte

Cuando el ser humano enfermo prevé un desenlace cercano, el rito a realizar es hacer la despedida de sus familiares y seres más cercanos. Bendice a su familia, perdonándolos a todos y dándoles consejos y expresa la última voluntad, incluyendo como se deben repartir todos sus bienes, para que los descendientes no tengan que discutir y todos queden justamente atendidos, recuerda y cita el nombre de todas aquellas personas que le han prestado ayuda a lo largo de toda su vida. Cuando finalmente ha fallecido, una persona se encargará de actuar como emisario de la noticia de su muerte a la comunidad mediante sonido de tambores. Entonces acude todo el pueblo y comienzan los rituales del funeral, que pueden durar entre dos días a una semana.

El entierro se realiza tradicionalmente junto a la casa del difunto, o en los cementerios en el bosque. El cadáver es lavado y cubierto con polvos blancos, (talco u alcanfor). Se cubre con una sábana blanca, cuando se trata de un hombre rico, es envuelto con una piel de de buey negro. Entre los OvamboNyaneka y Herero, el cadáver es colocado en posición fetal, considerada como la apropiada para su enterramiento: las rodillas flexionadas delante del pecho y sobre éste los brazos cruzados. Al funeral acude toda la familia ya que se trata del último gran homenaje que pueden hacerle al difunto. El hijo mayor del difunto será el responsable de organizar los actos. Los músicos nativos tocaran y danzaran toda la noche hasta el amanecer. Se recitan historias de la tribu.

El duelo varia en el número de días, depende de la categoría social del fallecido, si es importante seis días. Son sacrificadas una o varias cabezas de ganado que servirán para alimentar a los asistentes a los entierros. El antropólogo H. Vedder dejó constancia de cómo, los miembros de la étnia Herero del sur explicaban esta costumbre como el medio para que las almas de los bueyes acompañaran a su dueño en la otra vida. Los cráneos de estos animales se colocaban sobre estacas clavadas cerca de la tumba. El rito acaba en el momento en el que el familiar más anciano bendice a todos los familiares. Con esa bendición el fallecido comienza una nueva vida como mediador entre dos mundos y en la que otorgará a sus familiares armonía. Los nativos consiguen armonía y fuerza a través de sus antepasados. Basado en la idea que tienen los  africanos de comunidad y colectividad que les proporciona energía y fuerza vital.

Consideran la muerte un camino a otra existencia espiritual en la que el que se marcho va a actuar como mediador entre sus familiares que quedan en la vida terrenal y los antepasados. Si el difunto fue una persona fértil durante su vida, con numerosa familia, cumplirá mejor ese papel de mediador, se considera una desgracia el hecho de que muera alguien que no ha sido fértil. Estás costumbres de los humanos en cualquier cultura y raza, de hacer presentes a los que se fueron, es una reacción psicológica a renunciar a su pérdida, donde el inconsciente nos ordena, influye y recuerda el ausente, y  de ese impulso surge el tributo que le hacemos.

Después de la muerte de un hombre casado, propietario de una explotación agrícola o ganadera, las viudas continuaban viviendo en la misma casa y ellas cuidaran los campos y/o  ganado durante un periodo. El producto de este trabajo se repartía entre e  y ellas heredero principal del difunto según deseo del fallecido si lo hubiera expresado. Terminada la cosecha, las viudas podían aceptar unas segundas nupcias, salvo en el caso de que ellas “formen parte de la herencia”.

Bien es cierto que a las madres y esposas africanas les quedan escasas lagrimas en sus ojos, están ya secos de tanto llorar por todos los que se van, una mujer de cincuenta años entre hijos y sobrinos bien pudiera tener al menos quince tumbas solamente de personas jóvenes. Si el fallecido es una mujer, queda desamparada y posiblemente pasara a vivir con el mayor de sus cuñados, como parte de una herencia al igual que los objetos, las reses o mobiliario. El varón busca una solución a su soledad, si es que no la tenía solucionada de antemano ya que muchos africanos realizan la poligamia.  

El etnólogo alsaciano C. Estermann escribió en 1956 sobre los relatos de funerales de los reyes y jerarquías políticas Kwanyama tal y como se llevaban a cabo hasta el siglo XIX. Según estos relatos dos jóvenes eran enterradas vivas junto al cadáver del rey muerto: una para mantener el fuego y la otra para encender su pipa. Una de estas jóvenes era una esclava y la otra una joven del clan de los pastores. Antiguamente, la princesa de sangre real era acompañada en su tumba por el príncipe consorte. El duelo duraba varias semanas y durante este tiempo estaba prohibido cualquier trabajo.

Los sanadores-médicos-adivinos, conservan el honor de ser enterrados en lugar especial, en lugar escogido bajo la sombra protectora de un árbol sagrado de grandes ramas para conseguir buena sombra y de las ramas se cuelgan los instrumentos del medico tradicional. En la antigüedad los bruj@s eran abandonados en el bosque y quedaban sin enterrar.

En Mayo del 2009, en España una empresa de refrescos publica anuncios en televisión donde los africanos son enterrados en féretros diferentes como un coche, un avión, una maquina de cine….., pues no es la imaginación del publicista, sino que es una realidad, En Accra (Ghana) la tribu africana Ga, honra a sus muertos con féretros divertidos y coloristas que conmemoran la forma de vida del difunto, mediante el diseño de ataúdes que reflejan aspectos o deseos del fallecido, el “Mercedes” para el taxista, un pez para los pescadores, una máquina de coser para la modista y una escopeta al cazador, o pueden representar vicios del difunto, como una botella de cerveza o una bolsa de tabaco. 


Los ataúdes de fantasía del pueblo Ga, son una invención que se convirtió en tradicional en un instante, un auténtico arte popular que también coleccionan los museos extranjeros. Los ataúdes son actos de imaginación inspirados ante  la muerte.  A veces alguien “se quedó dormido y soñó”, y la imagen de un ataúd fabuloso “salió de sus sueños” con lo cual su familia lo encargara a los artesanos cuando llegue el momento.

Son arte o es artesanía? El flujo de máscaras y objetos africanos llegaron en la época colonial, llego a los museos y galerías de Londres y París, que impresiono a los ciudadanos y artistas de prestigio como André Derain y Pablo Picasso por la fuerza de la creatividad africana. Ellos no tuvieron dudas de que lo que tenían ante sí era “arte” y les inspiro, las señoritas de Avignon de Picasso, son una creación que bien pudo ser africana.

La idea del “arte” con fines exclusivamente estéticos es uno de los conceptos europeos modernos más difícil de catalogar, se desarrolló entre el Renacimiento y el siglo XVIII. En Europa, los objetos que se consideraban arte  los encargaban las iglesias o la realeza. Hoy los ataúdes de Accra se venden a museos y coleccionistas como “arte”, pero en Ghana siguen teniendo una función: “contener un cadáver”.  

Bueno es pequeño

Anuncios

Un comentario en “LOS “DIVERTIDOS” ATAUDES DE ARTE AFRICANO.

  1. JAJAJ KE BUENO ESTOS ATAUDES NO ,SI KE LOS ENTIERRAN BIE LOS ÀFRICANOS JAJAJ !!!MAS MODERNOS KE NOSOTROS KE LO HACEMOS MAS FACILES .

    DEBEN SER CAROS .

    AQUI EN ESPAÑA SI KE SON CAROS JUSJUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s