LOS ÁRBOLES, LOS BOSQUES SAGRADOS Y SU INLUENCIA CULTURAL.


CEIBA, ÁRBOL SAGRADO.

CEIBA, ÁRBOL SAGRADO.

Había un árbol como un roble, que era venerado porque en él se albergaban todas las palabras, era tan inmenso que varios miles de lenguas se podían ocultar en sus ramas. Tenía un tronco redondo, y medía sesenta y cuatro palmos de contorno. El árbol era un árbol invertido, con sus raíces hundidas en el cielo de la Imaginación. Antes de que le nacieran las ramas, en su tronco estaban grabados gritos y sones que se entrelazaban, como hiedra. Tenía diez ramos de tales dimensiones que con uno solo de ellos se podía hacer el sistema fonético de miles de lenguas. Su tronco era el “sentido”. La gente venía, en masa, a verlo y a escuchar los sonidos que de él salían y creaba en su derredor toda una atmósfera poética. Autor desconocido.

Curioso conjunto el de los bosques esplendidos en bonanza de la naturaleza, con gigantesca riqueza natural, con ríos caudalosos,  plantas, insectos, y animales.  De los que obtenemos beneficios y ventajas. Hoy los investigadores rastrean las culturas nativas en su saber milenario de las plantas para obtener las ventajas ocultas y abundantes de la generosidad de la naturaleza en el bosque del que el ser humano puede beneficiarse para su bienestar.

Los grandes bosques de África y de América, fueron entregados a sus hijos y no a extraños. El bosque no suele facilitar a los blancos sus secretos, la tierra de los Baobabs, de los Ébanos, Bubingas, Manzonias, las gigantes Ceibas, o tantas maderas y plantas, proporciona a sus hijos del bosque sus beneficios, se los ha dado durante siempre y se resiste a que gentes entren sin ninguna consideración, ni respeto al lugar sagrado de los bosques.

El simbolismo de los bosques es muy extenso, personalizan la vida sobrenatural, en todas las civilizaciones han existido creencias sobre el contenido místico de los bosques, como sede de deidades y espíritus. Hubo árboles y bosques sagrados a los que se adoraba, parajes donde el hombre entraba en contacto con lo desconocido que consideraba sobrenatural  y quedaba impresionado por tan especial creación. Los cultos de la adoración de los árboles están desde los antiguos grupos religiosos, plantas y árboles eran y son venerados debido a sus poderes medicinales de los compuestos  químicos que poseen y se atribuyen a la actividad de las fuerzas sobrenaturales. El culto al árbol sigue vigente y tiene  adoradores actuales.

Los bosques impresionan el silencio, el misterio y por la belleza y alta magnanimidad de los gigantes arbóreos; en las épocas de brumas y nieblas andar por los bosques sobrecoge, solo escuchabas el silencio de tus pisadas sobre las hojas secas y las ramas de los árboles caídos parecen manos que intentan retenerte. Los bosques ofrecen frutos, piñas, y son habitat y refugio de animales de los que el hombre se aprovehca, y esta generosidad había que agradecerla y rendir pleitesía por tantos bienes.

Los hombres del bosque tienen sus templos dedicados a sus dioses y sus sacerdotes los druidas, magos, médicos y sanadores o chamanes, son guardianes del sagrado orden natural, son omnipotentes por considerarlos intermediarios entre los hombres y dioses, y quienes presentan las ofrendas. Son responsables del calendario agrícola y con conocimientos de  las plantas del bosque para curaciones, del bosque sagrado el Chaman obtiene sus hierbas, para con formulas secretas hacer sus tisanas con fines curativos o alejar males.

Las ideas sobre los espíritus de los árboles variaban entre las distintas creencias.  Algunos árboles estaban habitados por espíritus bondadosos; otros, por espíritus engañosos y crueles. Los romanos y los griegos en su época clásica tenían bosques sagrados, y la encina su árbol sagrado. Los españoles con nuestros antecesores iberos, tuvimos árboles y bosques sagrados cercanos a las ciudades. En la mitología nórdica Odín recibe el secreto de las runas colgado en las ramas de Yggdrasil, este árbol era un fresno gigante, con ramas que llegaban a la tierra de los muertos, la de los hombres, la de los duendes, la de los rectos y la de los gigantes

En el sur de la India sobrevive un linaje directo al pasado ancestral donde la relación entre árbol y mujer prevalece, y se observa a las mujeres infértiles rezando frente a un árbol sagrado, ya sea un pipal o un neem, de cuya rama cuelga una cuna de juguete o una piedra dentro de un pedazo de tela que simbolizando un feto. En el hinduismo el árbol simbólico está enraizado en el cielo y tiene la copa vuelta hacia abajo, de modo que por sus raíces sale del cosmos y penetra en el mundo “no manifestado”.

En India y en África hay personas hombres y mujeres que hacen rituales de matrimonio con los árboles para que los espíritus ancestrales que contiene penetren en ellos para protegerles. Subirse a un árbol simboliza el ascenso espiritual, donde el camino no es fácil y se transita de la oscuridad a la luz. Por otro lado, plantar un árbol es vencer a la muerte, ya que seguramente este seguirá vivo tras nuestra desaparición física. La relación del árbol con el conocimiento la encontramos también en la tradición judeocristiana, cuando Eva vio que “el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar sabiduría” y dio de comer de su fruto al hombre.

El silencio del bosque es un verdadero refugio para ser receptores de la iluminación, donde descubrimos nuestra verdadera naturaleza. El bosque es símbolo de la riqueza de la vida espiritual, un verdadero santuario, con intermediarios entre el cielo y la tierra, los árboles, que entierran sus raíces en el suelo, pero que intentan llegar al cielo con sus ramas. Dadas sus características, el bosque es un lugar ideal para realizar ceremonias místicas y practicar meditación. Todas las primitivas bodas se celebraban bajo los árboles, y cuando la mujer deseaba hijos, se la encontraba de vez en cuando en el bosque abrazando afectuosamente un ábol robusto.

Los árboles expulsan la energía vital sobrante y es posible acceder a esa energía sintonizándonos con ellos. Para ello existen diversas técnicas. En todos los casos es necesaria una relajación inicial, mediante una contemplación consciente del árbol hay que realizar  técnicas.  Hay varios sistemas utilizados por las distintas civilizaciones, para absorber la energía: Sentado y apoyando su espalda contra el árbol, se advierte como fluye la energía hacia el cuerpo. Cuando se está agotado acude a un  árbol y  tumbado frente a el, se colocan nuestros pies desnudos apoyados sobre el tronco, sentiremos como la energía fluye desde nuestros pies hacia todo nuestro cuerpo. Otra técnica se basa en la recepción de energía a través de las manos, consiste ponernos de rodillas frente al árbol y colocar las manos paralelas al tronco del árbol, a pocos centímetros de éste, y otro medio utilizado es abrazarse al tronco y realizar tu petición o deseo.

Si te abrazas a un  tronco escucharas la circulación  de la savia como si estuviera impulsado por un  corazón. Este sonido se percibe mejor con estetoscopio o fonendoscopio (como el que utilizan los médicos) firmemente sobre la corteza sin moverlo. El éxito depende de nuestra sensibilidad y concentración. Algunos árboles, como el pino y el eucalipto, poseen propiedades más perceptibles y por esta razón que se aconseja iniciarse en practicar con éstas especies, cada clase de árbol brinda un tipo de energía diferente de vitalidad.

Las antiguas y sabias civilizaciones de nativos americanos y africanos, persisten en la adoración a los bosques sagrados,  es un lugar donde los niños se inician, donde se establecen uniones familiares, donde se refugian los espíritus de los ancestros. Un lugar de reflexión de meditación, un templo natural cuya grandeza sobrecoge.

Que los buenos espíritus del bosque os acompañen y guíen.

bueno-es-pequeno13

Un comentario en “LOS ÁRBOLES, LOS BOSQUES SAGRADOS Y SU INLUENCIA CULTURAL.

  1. También en America del Sur los árboles son sagrados y las ceibas se adoraban antes de la llegada de Colon a estas tierras.

    Me ha gustado . Enhora buena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s