LA VEJEZ EN FELICIDAD


En la vejez se rejuvenece con las ilusiones que nos producen felicidad.

 

 

En la vejez se rejuvenece con las ilusiones que nos producen felicidad.

 

 

 

 

AUTORA:  FINA FERNÁNDEZ . Alumna de humanidades, Universidad de Valencia, Nau Gran . 

                     Sobre la vejez.

            Son muchas las veces que me llaman por teléfono, casi siempre una voz femenina muy agradable que intenta venderme algo, cuando recibo estas llamadas siempre me pongo en lugar de la persona que llama y procuro escucharla. Aunque pronto le digo que no tengo costumbre de comprar por teléfono y por lo tanto no necesito nada de lo que me oferta, después de insistir una y otra vez, como es su obligación, acaba por dejarme en paz al ver que no consigue convencerme. ¡Con lo que me gustas ir de tiendas y quiere que le compre a través del teléfono!

            Este problema yo podía resolverlo más rápido no atendiendo a la persona que llama, pero como digo más arriba se lo duro que es trabajar por teléfono sin saber a quien llamas y que no te atiendan. Hace unos días me llamaron ofreciéndome un seguro estupendo con unas prestaciones como ningún otro. La chica insistía y al final se me ocurrió decirle que yo no era interesante para ella o su compañía, pues ya soy muy mayor, cuando le dije mis años siguió tan amable como antes se despidió de mí y colgó. Dos días mas tarde me llamaron de una compañía telefónica insistiendo en que si me cambiaba a su entidad me regalaban un móvil, las llamadas baratísimas, etc., enseguida utilicé el recurso de mi ancianidad e inmediatamente se excusaron y colgaron.

            No sé como tomarme esto, por un lado me fue útil esta excusa, pero por otra parte confirmé lo que ya sabía, nuestra sociedad ya no cuenta con las personas mayores, no somos rentables, utilizamos los móviles pero solo para llamar o recibir llamadas, no nos descargamos juegos ni canciones, mandamos pocos mensajes, hablo por mí claro. A las compañías de seguro tampoco les interesa asegurarnos la vida, pues por nuestra edad lo que ya tenemos asegurada es la muerte. La gente joven piensa que ya no tenemos criterio, que estamos anticuados. No cuentan con nosotros.

            A pesar de todo yo seguiré disfrutando de mi “ancianitud”, ya sé que esta palabra no existe, hasta el ordenador me lo recuerda subrayándola en rojo, pero a mi me gusta, es rotunda, me suena a algo que tiene contenido, como plenitud, a una vida llena de cosas, unas buenas, otras mejores y las malas, que las hay,  tampoco se deben olvidar, están ahí para  recordarnos que no somos tan extraordinarios como nos creemos, que aun nos queda mucho que aprender. El mejor aprendizaje es que la vida, a pesar de todo, merece la pena, que el tiempo que nos quede hay que aprovecharlo al máximo. No hay que frustrarse por  no haber conseguido aquello que nos ilusionaba o aspirábamos. Hay que alegrarse de haber llegado hasta aquí, tratar de ser útiles a los demás y sobre todo intentar ser  felices.                                                                                                                           

 

 

Anuncios

5 comentarios en “LA VEJEZ EN FELICIDAD

  1. Como tienes experiencia haces un escrito de la realidad de la vida y en cuya esperanza permanecemos. Es bonito vivir.

    La madre de mi cuñada, ha estado siempre ilusionada con la vida, de ver a sus nietos, ve que sus nietos de casaran, de conocer a sus biznietos y….., ahora tiene 99 años y cuando ya empieza a perder la cuenta de tanta FAMILIA, espera asistir a la comunión de su biznieta que tiene un año, y de esa ingenua manera de vivir, la mujer es dichosa. Aunque a la vida con la edad no se le hacen trampas.

    Tengamos una activa vida creativa y la felicidad nos llegara con la amplitud que la naturaleza premia a quien con reflexión permanece luchando por ser humano.

    Gracias por tu aportación. Florián

  2. Me ha gustado tu nueva palabra:ancianitud.

    Vivir años, más años, alejados de la juventud, acompañados por achaques y molestias sin admitir el paso del tiempo tiene que ser una tortura. Pero, vivir SIMPRE como si tuviéramos quince años es una perfecta estupidez. Como decía Horacio:” por evitar unos vicios, los tontos caen en los contrarios”. Dissfrutar de la ancianitud es el reto en esta sociedad tan “juvenil”.

    En cuanto a lo de las impertinentes llamadas comerciales lo resuelvo si me pone en la pantalla del teléfono NÚMERO NO DISPONIBLE: no lo descuelgo.

  3. Ancianitud esta bien, somos nosotros los que inventamos el lenguaje y la Academia siempre va detras (como tantas Instituciones…)
    Sobre el tema de que no representamos un mercado interesante para los “mercaderes del consumo” no estoy totalmente de acuerdo, por supuesto para una Cía de Seguros o para una Operadora de Telefonía Móvil; no, pero cada vez somos mas y eso no parece que va a parar de momento y el poder adquisitivo de la ancianitud a la que te refieres es muy atractivo para los”tiburones publicitarios”.

  4. Importante asumir el paso de los años. ..y vivir aprendiendo a ser feliz cosa que la sociedad no acepta que uno supere los prejuicios o creencias retrógradas…Felicito a los mayores que viven FELICES a pesar de todo. ….nada es perfecto ni nadie en esta vida….Dando prioridad al SER….es casi un heroísmo xque tropezamos con gente que solo busca la felicidad en el TENER TENER. ..malgastando su tiempo. ..y cdo llegs a mayor de edad tiemblan…..Nuestro recurso es la inteligencia emocional…….saludos

  5. ME ENCANTA LA PALABRA ANCIANITUD, EXPRESA TODO LO QUE PODEMOS LLEGAR A SENTIR A DETERMINADA EDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s