FELICIDAD DE LOS SERES HUMANOS.


 

Felicidad

Felicidad

FELICIDAD DE LOS SERES HUMANOS.

  Benjamín Franklin (1706-1790) Estadista estadounidense.La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar.

Todos anhelamos una “Vida Feliz” y la buscamos sin saber exactamente en que consiste y como conseguirla. Felicitamos a quien tiene suerte en la lotería, acaba sus estudios encuentra un buen empleo, cuando se casa o tiene un hijo, así que deducimos que es por aquí donde radica la anhelada felicidad, sin embargo los investigadores en psicología nos dicen que:

·         Un 50 por ciento del temperamento se atribuye a los genes. David Lykken, genetista psicólogo en la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, “Aunque nuestro nivel fijo de felicidad esté determinado en gran parte por los genes”, “depende de nuestro buen juicio y preparación  que los momentos que vivimos se traduzca en alegría o en insatisfacción”.

·         El resto muy importante es de responsabilidad del individuo, para situarse a un buen nivel en su status de felicidad. 

Las Riquezas y el dinero, La mayoría de las personas creemos  que el dinero, las riquezas son la base de la felicidad, reflejan un hecho socioeconómico asociado al hecho de que ciertos individuos posean mayor cantidad de bienes materiales que otros. La riqueza por tanto está relacionada con el modo de vida de las personas.

En general, la gente más rica es más feliz; sin embargo, la relación entre dinero y felicidad es compleja. El dinero contribuye a la felicidad cuando las personas precisan cubrir necesidades básicas y una vez satisfechas él dinero proporciona dicha si tenemos más que el entorno social en que vivimos. La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir de forma excepcional, sino de las  pequeñas situaciones cotidianas que ocurren todos los días y que debemos disfrutar.

En épocas pasadas cubrir las necesidades primarias hacían referencia a la comida, vestido, casa, trabajo, más en la actualidad se incluye el automóvil, la casa en la playa, y las joyas. Lo cual crea una espiral de aspiraciones que hacen sentir insatisfacciones humanas. En los últimos 50 años, los ingresos y poder adquisitivo de los españoles aumentó de forma extraordinaria, sin embargo no los niveles de felicidad. “El dinero compra estatus, y éste hace que la gente se sienta mejor y más importante”, Esto explica por qué algunas personas que buscan estatus aceptan de buena gana empleos no muy bien pagados o no renumerados. (Ejemplo alcalde o político, directivo de un club deportivo local o de organismo religioso de hermandad procesional).

Ambición: Será nefasta cuando venga acompañada de objetivos malignos, unidos al  afán de acaparar riquezas, honores y poder,  aplicando todos los medios como tramas, engaños, falsificaciones, corrupción, e injusticias de todo tipo. Donde al otro hay que arrebatarle lo que tenga utilizando medios perversos y aniquilarlo. Será un fracaso la vida de quienes vivan cegados por la ambición por atesorar riquezas y honores y llegar a convertir la propia existencia en lucha violenta y actividad febril por la riqueza, las alabanzas, las admiraciones.

La ambición puede ser noble, bajo objetivos benignos,  y como meta bien definida la generosidad y el bien de los demás. Existe legítima ambición, cuando se aspira al deseo de superarse y mejorar, de cuyo logro deriva la verdadera felicidad que ennoblece y dignifica al hombre. Es la ambición de quien procura ser útil a la humanidad, que se esfuerza en luchar a favor del conocimiento en difundir ideas y actitudes positivas que permitan con nobleza servir a la sociedad con alegría, afecto y servicio desinteresado, lleno de confianza en sí mismo y en el prójimo. Es conseguir la felicidad que produce el desarrollo de nuestra naturaleza, con  entusiasmo, que dé sentido a la existencia.

La ambición como conducta y estilo de vida, destinada a los demás es uno de los factores que facilitan la felicidad humana, que puede enriquecer y ensalzar  sus más nobles sentimientos. Existe una relación entre la felicidad y el altruismo, pero como ocurre con muchos otros rasgos de conducta, no se sabe con certeza si ser caritativos nos hace sentir bien, o si la gente feliz tiende a ser más generosa.

La inteligencia. Hace referencia al que sabe escoger y que permite elegir las mejores opciones para resolver una cuestión. Influye en la dicha, las personas inteligentes tienen mayores posibilidades de enriquecerse y los ricos son más felices, sin embargo los inteligentes tienen expectativas muy altas y suelen marcarse metas muy ambiciosas, que de no alcanzarse originan frustración, desilusión y desdicha.

Daniel Goleman, autor de “Inteligencia Social e Inteligencia Emocional”, define este concepto como la capacidad humana para relacionarse, integrada por la sensibilidad, que incluye los sentimientos por otros y la capacidad de que facilita el desarrollo social. Los psicólogos consideran que podría ser la clave de la verdadera felicidad, la sensibilidad social de las personas en sus relaciones con otros.

Los medios de comunicación están llenos de noticias violentas por falta de comprensión y de tolerancia social e intrafamiliar; los abusos, las riñas callejeras son producto de la ausencia de inteligencia social, también lo son la dificultad para lograr acuerdos en las organizaciones políticas, que lanzados a una despóticas luchas de poder, no soportan la integridad ni la autenticidad, por ello el comportamiento ético y la responsabilidad en los partidos no se consolida. Las relaciones interpersonales (la inteligencia social) deberian  incorporarse a la gestión pública y privada para establecer el camino para construir una sociedad de tolerancia, que permita una convivencia social en felicidad.                                        

Edad: “A pesar de algunos problemas físicos que acarrea el envejecimiento, la gente mayor se sienta feliz”. Esta conclusión es de  L. Carstensen, Laboratorio de Desarrollo en Psicología de la Universidad Stanford, en California, llegó a unas consecuencias y resultados con los que los neurocientíficos estuvieron en consonancia sobre la teoría de los procesos emocionales en los adultos mayores:

  • La gente espera a ser menos felices a medida que envejecen, sin embargo, en la vejez, la frecuencia con la que uno se siente triste o enojado disminuye, y cuando se producen las emociones negativas, duran poco.
  • En las personas de edad, sus conocimientos en general, aumenta al igual que su capacidad para regular emociones. 

 

Los “mayores” informaron de emociones positivas al mismo nivel que los jóvenes, pero menos emociones negativas. Los científicos creen que los “viejos” son más felices porque conocen que la vida  es dura y aprenden a sobrellevarla, y porque son más realistas y sólo se trazan metas que son posibles y están a su alcance. Carstensen cree que, conforme se le va agotando el tiempo a la gente mayor aprende a concentrarse en lo que la hace feliz y rechazar lo que negativo. “Perciben lo que tienen, se dan cuenta de lo que tienen, y que no es eterno y lo aprovechan”, despedir con un beso al esposo cuando se tienen 85 años, pueden generar una respuesta emotiva mucho más compleja que el beso a los 20 años”, y “Recibir el abrazo de un nieto de cinco años, una satisfacción de alegría y paz interna con nada comparable”.

La belleza: Diener pidió a unas personas que evaluaran su propio aspecto físico, observó un “efecto leve pero positivo del atractivo físico en el bienestar subjetivo”. La explicación es algo sutil, los rostros con buen aspecto y cuerpos atractivos son señal de buenos genes y un sistema inmunitario saludable, la gente hermosa, quizás sea más feliz porque es más sana. Aunque no tengamos un físico excepcional, sólo tenemos que estar convencido de que somos bellos. Procuramos estar atractivos; usamos vestidos y complementos que nos ayudan a mejorar el concepto sobre nosotros mismos.

Los seres humanos para aumentar su belleza o seguir los dictados de las modas se someten a intervenciones quirúrgicas, costosas y peligrosas, la motivación que empuja a la decisión es tan fuerte que se deciden a correr los riesgos con tal se sentirse más a gusto con su cuerpo y así lograr mayor cuota de felicidad. Aunque en la elección de pareja definitiva del hombre o mujer experimentados en la vida no se deja influir solamente por la belleza, se exigen otros valores para encontrar la felicidad

Amistad: La satisfacción de individuos con amigos obtienen las ventajas de convivir en relación social, la amistad ofrece el privilegio de una relación afectiva entre personas,  es una de las relaciones en que la mayoría de los seres humanos encontramos la felicidad, nos alivia la tristeza y  intercambiamos confidencias.

 

La amistad se da en distintas etapas de la vida con diferentes grados de trascendencia. Y nace cuando los sujetos de la amistad se relacionan y encuentran en sus seres algo en común. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo. Las amistades generalmente duran toda la vida. Los amigos en la mayoría de los casos se ven por muchas décadas.

Creencias religiosas: Informa Harold Koenig, del Centro Médico de la Universidad Duke, entre religión y felicidad, ha encontrado una relación positiva entre ambas, la práctica religiosa con base de convencimiento real, es una ilusión de satisfacción superior a otras actividades sociales.

Creer que existe una vida después de la muerte le da sentido, ilusión y consuelo a muchas personas, además de paliar el sentimiento de estar solas en el mundo “Las creencias religiosas pueden ser un arma poderosa para enfrentar la adversidad”. La religión fomenta la interacción y el apoyo social. No se trata sólo de recibir. “Quienes ayudan a los demás se sienten bien consigo mismos, e incluso viven más”.

Amor y Matrimonio:El enamoramiento es un estado psicológico, que dura en las relaciones al menos un año antes, y sobre año y medio después del matrimonio, en cuyo periodo se produce un gran sentimiento de felicidad si es correspondido, estar enamorado hace a las personas felices, lo cual puede ocurrir a cualquier edad, si es avanzada no se vivirá con la misma pasión, el amor puede ser platónico, o sublimado. Esta manera de alcanzar  la felicidad la conocemos bien los humanos porque en algún momento hemos pasado por el proceso auque haya sido efímero, fugaz o con varios intentos alternativos

Los informes llevados a cabo por investigadores para comparar el grado de felicidad de las personas solteras y las casadas (o con pareja), se llego a  la conclusión de que la diferencia aunque pequeña, los casados suelen ser más felices que los solteros, más no llegaron a una conclusión definitiva y les surgió la duda de si el matrimonio lo hace a uno feliz, o simplemente la gente feliz tiene mayor disposición a casarse y las personas suelen sentirse más animada con el matrimonio. La unión libre no brinda los mismos beneficios, a estas parejas les falta la seguridad que da el acta matrimonial, y por eso no se sienten tan felices”, dice Andrew Oswald, “Sabemos, por todos los datos con que contamos, que la inseguridad es nociva para los seres humanos”.

RECOMENDACION: Procure vivir en un entorno social ameno y agradable, y mejorara su satisfacción, según los resultados de Michael Cunningham (profesor Universidad de Louisville),  las personas son más felices, alegres, y satisfechos cuando tienen una rica vida de relación social, son ligeramente extrovertidas y sus distracciones están unidas al buen humor, lee libros, revistas o ve películas  de historias alegres y divertidas. lA FELICIDAD ESTÁ AL ALCANDE DE TODOS NOSOTROS.

bueno-es-pequeno12



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s