Nada alivia más los males menores


malesmenores

Sigo con el pequeño diario del filósofo y parlamentario inglés JohnStuart Mill, ahora que la primavera por fín se decide a lucir a orillas de nuestro Mediterráneo.

En esta reflexión sobre la condolencia mutua en los momentos malos de la vida ,se expresa de un modo indirecto la realidad de nuestra vida en sociedad, comunidad que diría nuestro profesor Lison, como necesidad del ser humano. El sentimiento de amar y sentirse amado es el ingrediente más importante que nadie puede obviar para poder hablar de algo parecido a la felicidad como seres sociales que somos.

21 de marzo de 1854

Nada alivia más los males menores de la vida, y casi los convierte en bienes, que el compadecimiento de quienes nos aman y a quienes nosotros amamos de todo corazón. El caso es muy contrario cuando el mal es grande: su parte más amarga es el sufrimiento que produce en aquellos cuya vida y felicidad están ligadas a las nuestras.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s