Nipple & shame


Viene en la prensa de estos días el disgusto del Presidente Obama por las primas cobradas por los ejecutivos de una financiera americana reflotada con fondos públicos. El país que se escandaliza porque se vea el pezón de una cantante pop en la televisión apenas se  queda impresionado al ver las vergüenzas más miserables de los capitanes de las empresas más grandes del planeta.

Ya en el siglo XIX nuestro Stuar Mill escribía cómo se regula la moralidad y la avidez de ganancias a toda costa, la primera con reglamentos pero la última con leyes que las protegen.

4 de marzo de 1854

Lo que en estos tiempos se llama moralidad es un sensualidad reglamentada, exactamente de igual modo que el amor a la ganancia está reglamentado por el establecimiento de una ley de propiedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s