DERECHOS HUMANOS Y CONSTITUCIONALES.


declaration_of_human_rights2

 

DERECHOS HUMANOS. 

Libertad, igualdad, fraternidad fueron los valores proclamados en La Revolución francesa de 1789, fue un conflicto político social violento que enfrentó a partidarios de la monarquía absoluta frente al ideario de la Asamblea Nacional. Durante un periodo de 70 años la organización política de Francia cambio de Monarquía a Imperio y Republica, que sirvió para que desapareciera el absolutismo,  y comenzara una nueva época donde los Derechos de los ciudadanos  franceses fueran tenidos en cuenta como valores Constitucionales. 

Estos pensamientos de libertad y derechos, afectó e influyó en los Estados Europeos y más tarde en el mundo con la Declaración Universal de Derechos Humanos, ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Los derechos humanos tienen una creciente fuerza jurídica, en tanto que se integran en las Constituciones, en el orden de los Estados y en el ámbito mundial con acuerdos, reconocimientos, tratados internacionales con la creación de Instituciones para su defensa y garantizar su respeto, tales como los Comités de Derechos Humanos o la Corte Internacional de Justicia, en defensa ante injustas y arbitrarios procedimientos en las privaciones injustas de libertad, torturas, castigos y vejaciones contra los seres humanos

Cada época historica, ha entendido el concepto de Derechos Humanos de manera diferente, aunque todas las teorias coinciden en afirmar la existencia en derechos o una previa jurisprudencia “positivista” fundamentada en  el Derecho”. Una manifestación de clara teoria “naturalista”·es la de Hans Kelsen: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.  

Las teorias “teologicas”, buscan el camino de las virtudes que sustentan el orden moral natural que se deriva de preceptos religiosos, consideran la conducta como conjunto de proposiciones objetivamente válidas y apelan a textos como la Biblia o el Corán. Las teorias religiosas son proposiciones que reciben los fieles, más no es valida para las distintas creencias, como se requiere en los valores universales.  

Juan Pablo II en su enciclica “Humanae vitae“: Expresó que la vida es un sentir al bien común desde una divinidad en la realidad cristiana, base de la moralidad y el bienestar. Para la Iglesia, los derechos humanos tienen como caracteristica la sociabilidad del  hombre que pertenece a diversos grupos sociales naturales, derechos naturales de las familias, de comunidades y de las naciones que se ordenan al bien común.                                                            

El teórico más relevante, fue John Locke, que impulso la defensa de los derechos naturales elevandolos a la categoría de principio fundamental de legitimación de los gobiernos y básico de la sociedad civil, basó sus ideas en el concepto de propiedad, como derecho natural procedente del trabajo, para el filosofo, negar el derecho de propiedad es negar los derechos humanos.

Hegel y Kant, afirmaron que la libertad es fundamento de los derechos humanos, Kant representó la culminación de un proceso encaminado a depurar las teorías naturalistas de elementos históricos o empíricos, al fundamentar su teoría del Derecho natural en principios a priori, entendidos como exigencias de la razón práctica.

En la segunda mitad del Siglo XX,  el Derecho natural resurgió con fuerza con multitud de teorías muy diversas:

1.      Algunas son fundamentos “objetivistas” de los derechos humanos, en tanto que afirman la existencia de un orden de valores o principios con validez objetiva y universal, independiente de los individuos.

2.      Las “subjetivistas”, sitúan a la autonomía humana como fuente de todos los valores; basan los derechos humanos en la autoconsciencia racional de la dignidad, libertad e igualdad humanas.

3.      Las tesis “intersubjetivistas”, que surgen de un intento de síntesis entre las dos tendencias anteriores, consideran los derechos humanos como valores radicados en necesidades comunes y por lo tanto intrínsecamente comunicables.

John Austin, positivista, consideró que los derechos humanos forman parte de las normas sociales que influyen en el Derecho, pero no son Derecho, los derechos humanos son ideas morales, pero sin valor jurídico por sí mismas. Para que tengan dicho valor, deben incorporarse al ordenamiento jurídico como leyes de voluntad soberana del pueblo que obligan a su cumplimiento.

Es importante diferenciar y no confundir los derechos humanos con los derechos constitucionales. Aunque generalmente los derechos humanos se suelen recoger dentro de los derechos constitucionales, no siempre coinciden. Para determinar qué derechos son “constitucionales” basta con recurrir al catálogo de derechos reconocidos por las constituciones políticas de los Estados; el concepto de “derechos humanos” pertenece al ámbito de la Filosofia.

Luigi Ferrajoli considera, en su teoría, que siendo los derechos constitucionales o fundamentales los reconocidos en la Carta Magna de los Estados, los derechos humanos son aquellos que se reconocen a todos, independientemente de su ciudadanía y su capacidad de obrar: la constitución de un país, por ejemplo, puede otorgar derechos a sus ciudadanos que no abarquen a los no nacionales (por ejemplo, el derecho al voto). En ese caso se trataría de derechos constitucionales que se reconocen al ciudadano, pero no podrían ser derechos humanos si no se reconoce a todas las personas sean de la condición que sean.

La división de los derechos humanos en tres generaciones fue concebida por primera vez por Karel Vasak en 1979.

Los derechos de primera generación son los derechos civiles y políticos, vinculados con el principio de libertad. Generalmente se consideran derechos de defensa o negativos, que exigen de los poderes públicos su inhibición y no injerencia en la esfera privada.

Los derechos de segunda generación son los derechos económicos, sociales y culturales, que están vinculados con el principio de igualdad. Exigen para su realización efectiva de la intervención de los poderes públicos, a través de prestaciones y servicios públicos. 

La tercera generación de derechos, surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario. Normalmente se incluyen en ella derechos heterogéneos como el derecho a la paz, a la calidad de vida.

Cuarta generación, viene dada por los derechos humanos en relación con las nuevas tecnologías, Javier Bustamante afirma que en la cuarta generación, el elemento diferenciador sería que, mientras las tres primeras generaciones se refieren al ser humano como miembro de la sociedad, los derechos de la cuarta harían referencia al ser humano en tanto que especie, garantías frente a la manipulación genética,  derecho al medio ambiente, o bioética.

Helio Gallardo, por su parte, defiende la existencia de cinco generaciones de derechos humanos, que identifica las reivindicaciones de diferentes grupos sociales:

1.      Los derechos civiles y políticos, reclamados por la burguesía.

2.      Los económicos, sociales y culturales, propios de los movimientos obreros 

3.      Los derechos de los pueblos y sectores diferentes, incluyendo las luchas de descolonización y feministas.

4.      Los ambientales, que define como derechos las generaciones futuras.

5.      Aquellos relativos al control del cuerpo y la organización genética de uno mismo, enfrentados a la mercantilización del interior de la vida.

La evolución de la sociedad, puede llevar a los ciudadanos a exigir nuevos derechos, que pueden enfrentar las opiniones de los ciudadanos, en estos momentos los temas de aborto  y eutanasia están convulsionando la sociedad.  El Mañana, ¿que nos reservara?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s