SANIDAD EN ÁFRICA, Informe de la OMS.


omss

Organización Mundial de la Salud.

SANIDAD EN ÁFRICA

Los habitantes Africanos soportan una pesada carga por enfermedades endémicas tropicales y las variantes africanas del SIDA, que matan anualmente a cinco millones de personas. Poblados enteros son barridos por enfermedades ante la escasa respuesta de la comunidad internacional. El informe de la OMS sobre la sanidad en África es «catastrófico»: el continente concentra más del 90% de los casos mundiales de malaria, y más del 40% de los subsaharianos no tiene acceso a agua potable. Pero también hay datos esperanzadores: están desarrollando iniciativas locales para aprovechar los recursos disponibles.

Las enfermedades transmitidas por picaduras de moscas, mosquitos, garrapatas, y más insectos africanas, otras como las diarreicas podrían reducirse con tecnologías prácticas para agua potable. Además de la tragedia humana, las consecuencias económicas de todo ello son devastadoras.                  

A pesar de la gravedad de la situación, los recursos dedicados a curar el SIDA, son prácticamente nulos, en contra de las teorías que apuntaban a que la epidemia podría “estabilizarse”, ésta sigue siendo sumamente dinámica y  pasados veinticinco años desde que se descubrió el primer caso, la vacuna contra la enfermedad aún está lejos de conseguirse. Los potenciales “clientes” de dichos medicamentos son muy pobres y, aunque se acabase descubriendo una vacuna, no podrían pagar el precio de compra y finalmente, la industria farmacéutica sabe que, va a recibir fuertes presiones internacionales por parte de las ONGs para las “entreguen sin pago”. En los países ricos los afectados del SIDA acceden a fármacos antirretrovirales, lo que significa que sobreviven durante más tiempo y en mejores condiciones, solo unos pocos casos se atienden en África por donaciones.

El sida reduce los recursos y debilita las infraestructuras y como consecuencia de ello la enfermedad agrava las trampas de la pobreza, el subdesarrollo y la desigualdad, disminuye la esperanza de vida y aumenta considerablemente el número de enfermos que mata a los trabajadores más jóvenes y productivos. La reducida esperanza de vida (que no llega a los 50 años) elimina los incentivos a la educación.

La OMS afirma que la sanidad africana avanza gracias a las iniciativas locales. En Uganda, no había suficientes médicos para tratar a los enfermos de sida. Solucionaron ese vacío instruyendo a las enfermeras del país. El director de la Organización Mundial de la Salud de sida, tuberculosis y malaria en Africa, el doctor Antoine Kabore, asegura que «preparar a las enfermeras para que realizasen actividades que tradicionalmente habían desempeñado los médicos permitió a Uganda tratar a más pacientes y salvar sus vidas».

Es un ejemplo ilustrativo que demuestra que el estudio llevado a cabo por la OMS «no es sólo una enumeración de problemas, sino que también da cuenta de historias de éxito». El representante de la organización en Ghana, el doctor angoleño Joaquim Sawera, es consciente de la «difícil» situación sanitaria de África, pero asegura que «hay soluciones en marcha».

El informe revela que los países africanos están desarrollando nuevas técnicas para hacer frente a las enfermedades. Esas iniciativas locales no hacen uso de los caros métodos importados de fuera, sino que aprovechan los propios recursos. Avanzan, por ejemplo, preparando a los profesionales de la salud que hay en cada comunidad.

Son muchos los sanitarios que abandonan sus países de origen para trabajar en otros. Entre 1993 y 2002, 1.734 médicos, enfermeras y otros empleados dejaron Kenia para partir a Arabia Saudí, Estados Unidos, Zambia y Gran Bretaña. En Ghana sucedió lo mismo: 1.169 profesionales se marcharon a Gabón, Arabia Saudí, Sudáfrica, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Para evitar esa fuga, Ghana ha aumentado este año el salario de los médicos pasando de los 400 a los 1.000 dólares al mes. «Si conseguimos retener a los doctores para ayudarnos a mejorar la salud del Estado, podremos incrementar la productividad del país», explica el ministro ghanés de Salud Emmanuel Kobla.

Aunque haya resquicios de luz, el informe concluye que el continente «hace frente a la crisis de salud pública más dramática del mundo». El doctor Antoine Kabore propone una salida: «Los gobiernos deben priorizar la sanidad e insistir en los proyectos de exito».

 

En la región africana de la Organización Mundial de la Salud, que alberga 46 estados y 738 millones de personas, el 72% de los fallecimientos se deben a enfermedades contagiosas sida, tuberculosis y malaria , infecciones respiratorias y complicaciones en el embarazo y en el parto.

La región africana concentra el 60% de las personas que tienen el Virus de Inmunodeficiencia Humana en el mundo. El sida sigue devastando el continente. No obstante, son cada vez más los africanos que reciben tratamiento con antirretrovirales. En 2003 eran 100.000; en 2005, 810.000. Según el informe, son cada vez más los que tratan el sida.

El 90% de los 300-500 millones de casos clínicos de malaria que se producen al año en el mundo tiene lugar en África. Pero el documento de la OMS da a conocer algunos avances: de los 42 estados con malaria endémica, 33 han adoptado un tratamiento basado en Artemisinin, el fármaco que se considera más efectivo para hacer frente a la enfermedad.

Otra enfermedad que tiene gran incidencia en la región es la tuberculosis: cada año suele haber cerca de 2,4 millones de nuevos casos y medio millón de fallecimientos a causa de esa dolencia. Los profesionales de la salud a pesar de sus carencias de medios, están logrando controlar enfermedades y la prevención han hecho descender dolencias evitables, las muertes por sarampión han descendido a la mitad desde 1999 y están a punto de erradicar la polio.

Los africanos pobres ponen su mirada en los países ricos, implorando ayuda que pueda reducir tanto sufrimiento. Nuestra colaboración es su esperanza.

 

Un comentario en “SANIDAD EN ÁFRICA, Informe de la OMS.

  1. Leyendo este informe tan desolador entran ganas de decir aquello de: “Que paren el mundo que yo me bajo” Al final de tu escrito parace que hay un atisbo de esperanza, esto es muy triste.
    Estos dias en los medios están publicando la lista de los hombres y mujeres mas ricos del mundo. Es obceno que 600 ó 700 personas tengan 2.4 billones de dólares,( los pobrecitos han perdido otros tantos con esto de la crisis), y no haya dinero para medicinas con que paliar estas enfermedades en Africa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s