DEMOCRACIA EN ÁFRICA?


justicia

Falsa Democracia en África.

              . Los pueblos no deben renunciar a sus deseos de justicia y libertad, la fuerza no hace el      derecho a satisfacer su insaciable codicia, y a pesar de los abusos de derecho contrarios a   los       principios de derecho natural y políticas de justicia, “el mas fuerte no es nunca lo bastante fuerte para ser siempre el amo. Renunciar a la libertad es renunciar a la cualidad de hombre, a los derechos de la humanidad.   J.J. Rousseau, El contrato Social.

Un lector africano hace un comentario a mis exposiciones publicadas en este blog Categoría África: Guinea Ecuatorial y Horas de Inquietud en Guinea Ecuatorial, y me dice que él, nacido en ese bello territorio se considera feliz y libre, y la falta de democracia en este país se atribuye a la falta de preparación ciudadana.

El estado de felicidad es muy difícil de describir, el psicólogo Maslow, consideraba que la felicidad se alcanza cuando se cumplen las motivaciones de los seres humanos, en primer lugar se aspira a cubrir las necesidades fisiológicas primarias: Respiración, alimentación, descanso, vestido, relaciones de pareja. Cubiertas estás se aspira a la seguridad física, de trabajo y recursos, ahorros y  buena situación familiar. Un paso posterior seria la pertenencia o afiliación al grupo y buenas relaciones con amigos y vecinos amistades, seguirá el sentirse útil y respetado reconocido por los demás posteriormente seria la moral y creatividad.

Llegar a una felicidad completa es difícil porque las motivaciones para aspirar a la felicidad son de tendencias en forma de espiral, con círculos de aspiraciones para conseguir la felicidad cada vez  son mayores, más amplias…, nunca terminan. Los africanos están inmersos en estas aspiraciones humanas para conseguir la felicidad y si no las tienen se sentirán infelices.

Estoy muy de acuerdo en que los africanos cuando se resignan son felices, viven en comunidades de hermandad, viven como una gran familia, llaman hermana/hermano a los que pertenecen a su tribu, pueblo o aldea, celebran los acontecimientos  con  alegrías comunes y comparten en caso de necesidad sus escasos bienes, están siempre con una gran sonrisa, tienen  humor y alegría de vivir, en un estado de felicidad ideal que se rompe cuando  sus hijos están enfermos y no tienen la posibilidad de comprar medicinas ni leche materna y cuando una epidemia afecta a la mayor parte de la población. Por tanto es una felicidad que dura poco y que puede destruirse con facilidad.

Libertad, significa, entre otros conceptos que las aspiraciones y sentimientos del pueblo intervienen en la gestión del estado y deben ser tenidos en cuenta, ya que las leyes se determinan por el pueblo soberano delegado z  los elegidos de distintos partidos en elecciones libres.

Esto desafortunadamente no se da en la gran parte de los países sub-saharianos, no puede considerarse un pueblo libre cuando está bajo un régimen político de golpistas militares que llegan al poder por ese medio, teniendo en cuenta su concepto y formación autoritaria, acostumbrados a la cadena de mando, donde el superior es quien dicta las ordenes irrebatibles, (muestra dictatorial).

Cuando el poder se consigue mediante golpe de Estado, derrocando a otro o asesinando para tomar el poder, rodeándose de unos sicarios que participan en el festín de las riquezas y que tiene amordazada a la oposición mediante control policial, castigos, censuras, expulsiones y cárcel, solo hay una clasificación “dictadura”.

Donde solo existe un sindicato del Presidente al cual hay que servir y apoyar para conseguir algún cargo, y aún así se conceden arbitrariamente donde cada responsable del Estado, nombra a sus amigos, familiares o seguidores. Se clasifica como “corrupción política”

La mayor parte de los Presidentes del África subsahariana incluyen similares condiciones totalitarias. Se consideran los dueño del país, y usurpan las riquezas que contiene para utilizarla para su beneficio propio, excluyendo a los ciudadanos que es a quien le corresponde y tratándolos como súbditos o esclavos. Todos los ingresos del Estado pertenecen a los ciudadanos no a los dirigentes.

El Presidente autoritario  se atribuye todos los poderes públicos: Ejecutivo, Legislativo, y Judicial, excluye a los ciudadanos de derechos y las elecciones se efectúan con muchas dudas de claridad y honestidad y Administra  la Hacienda Pública Nacional sin control ni censura expoliando al pueblo.  

Ningún referéndum se expone a determinación de los ciudadanos porque el Presidente gobierna con despotismo. Usurpador y tirano son conceptos que siempre van unidos con  el despotismo, de una autoridad  que se relaciona con un grupo  de personas  para obtener así el poder absoluto, con imposición absoluta al ciudadano.

En lugar de intentar lograr la consideración de su pueblo, prefieren ser sus amos, y que sus  súbditos sean pobres, débiles, ignorantes y miserables  para que no puedan oponer resistencia.

En absoluto puede ser cierto que un pueblo africano no esté preparado para la democracia, Al pueblo a veces se les engaña, otras se les intenta confundir. Todos los africanos han sido democráticos, tienen en su haber el honroso recuerdo de haber sido gobernados mediante un jefe político, que podia ser elegido por las tribus o hereditario, y ser destituido en caso de grave error de gobierno, a su poder le secundaba un grupo de ancianos, y los jóvenes se inician para participar en la vida social. Las reuniones decisorias se realizaban bajo un árbol o recinto sagrado, se legislaba y se aplicaban leyes ancrestales y otras nuevas adaptadas a las evoluciones de la vida. Ese sistema de participación donde todos intervienen en gobernar es un sistema democrático. Por tanto los africanos hace cientos de años conocían perfectamente el arte de gobernar según la voluntad, criterio y acuerdo de los ciudadanos, y se han regido de esta manera durante siglos, aunque no le aplicara este nombre. Evidente que hoy en una nación donde el número de participantes es alto, los electores deben designar  a sus representantes libremente sin consideraciones de su ideario político y delegarles la facultad de representarles.

Decir que el pueblo africano no esta preparado para gobernar en democracia es una falacia expuesta como excusa por los dirigentes autoritarios que se aferran al poder y esta falsedad está desmentido por los antecedentes de todos conocidos.

Amigo Zacarías reflexione sobre estas ideas, y sea tan amable de leer  en este blog eligiendo Categorías: Formas de corrupción política. El amigo Zacarías nos lee, y esto nos causa gran satisfacción, de todos modos el es un privilegiado en África Ecuatorial, porque este oportunidad no está al alcance de todos lo ciudadanos: La compra de un ordenador, de tener luz, teléfono y pagar la cuota a Internet, hoy está al alcance de muy pocos. Nos alegraría mucho y lo celebraríamos con satisfacción, que esta situación cambiase para nuestros antecesores africanos y por tanto hermanos.

Un comentario en “DEMOCRACIA EN ÁFRICA?

  1. Chapeau! Florián por tu magnífica ampliación argumental sobre la democracia en algunos países de África.
    Es como si hace 2500 años los atenienses se preguntaran si estaban preparados para ejercer la democracia de los ciudadanos libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s