Tolerancia y convivencia


alfonso-x-el-sabio

Transcribo unos fragmentos de un extenso comentario de Javier Rodríguez, publicado en “El País” con fecha 11/02/09, apartado Cultura, titulado “Apartheid en el Paraíso “, sobre un libro que acaban de publicar Carlos Alvar, catedrático de literatura Medieval, y el poeta Jenaro Talens, titulado: “Locus Amoenus” (Galaxia Editorial/Circulo de Lectores), una monumental antología de la poesía lírica que se escribió en la península Ibérica durante la Edad Media:

….“Mil doscientas páginas bilingües para un océano de poemas en 8 lenguas: latín, árabe, hebreo, mozárabe, provenzal, galaico-portugués, castellano y catalán. El vasco quedó fuera porque su poesía escrita es posterior o, de existir, se ha perdido. Una selección así en la que el mismo tema aparece desarrollado por autores de diferentes tradiciones o en la que un mismo poeta escribe en dos lenguas distintas, ¿es una muestra de la diversidad cultural de ese territorio que terminaría siendo España? Alvar es claro: “Sí” ¿y un ejemplo de convivencia? “No”.¿Qué hay entonces de aquel “lugar apacible”, por traducir el título de la antología, en el que supuestamente vivían cristianos, árabes y judíos? “Los que profesaban una religión en un territorio dominado por otra sólo eran tolerados en unos límites que hoy nos parecerían inaceptables”…… “Por ejemplo, tenían que vestir de forma distinta y no podían vivir en las mismas zonas”……En las propias Partidas de Alfonso X se prohíben los matrimonios mixtos. La intolerancia además, no era exclusiva de los cristianos. En el signo XII los almohades los arrasaron todo, incluida Córdoba, que tenía la mejor biblioteca de Europa , con medio millón de volúmenes…

…En el siglo XII, en Islandia se leían traducidos los mismos libros que en Toledo, Florencia y Núremberg”….”.Además, las lenguas no estaban tan definidas como ahora y cada autor escogía la que mejor le venía para expresar sus ideas. Eso sin olvidar que entre las lenguas románicas había una relación más fluída que hoy, en que, según Talens, “la política entra donde no toca”. Por lo demás, Al Andalus fue el modelo literario para toda la Península hasta el siglo X. “Luego”, apunta el mismo. “se fue optando por el castellano como lengua más neutra: servía para evitar el tinte confesional del latín (de los cristianos), el árabe (de los musulmanes) y el hebreo (de los judíos)”. Al final, la pérdida paulatina del latín, la política y “la mal llamada Reconquista” impusieron las fronteras y el monocultivo cultural. Y hasta hoy.”

Como comentario, para mí, pone sobre la mesa de debate los temas de TOLERANCIA Y CONVIVENCIA ÉTNICA en nuestros días: ¿Convivimos verdaderamente con aquellos que tienen una cultura diferente o simplemente nos toleramos los unos a los otros?

Con respecto a las lenguas, encuentro que son atributos de las personas para la propia comunicación y no instrumentos políticos de Estado.

Juan Cases

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s