EL FILOSOFO ABELARDO Y SU AMADA ELOISA


200px-abelard_and_heloise1

 

TRAGICA HISTORIA ENTE EL

FILOSOFO ABELARDO Y ELOISA.

Pedro Abelardo fue un eminente filosofo en la Edad Media (Siglo XI), hijo de caballero de la baja nobleza, desde muy joven sintió atracción por los libros que por las armas como era tradicional en su familia. Estudio en Loches y Paris, hasta que en 1102, fue destinado a una pequeña ciudad y en el 1108 regreso a Paris donde continúo sus estudios. Después de seis años obtuvo una plaza en Paris, sus clases se llenaron de alumnos ávidos de sus clases de dialéctica y teología, su fama transcendió y alumnos de todo Occidente, acudían para aprender del más brillante profesor de aquella época.

En aquella época para ser profesor era necesario ser célibe, y las mujeres no podían asistir a las escuelas. Fulberto Canónigo de la Catedral de París es preceptor de su sobrina Eloisa quien habiendo perdido a sus padres quedo bajo su tutela del Canónigo, quien deseando dar a la muy inteligente Eloisa una educación culta llama a Abelardo afamado como afamado maestro, para dar clases particulares a la joven que a la sazón tenia dieciséis años.

El amor entre el apuesto profesor y la alumna, nació con una pasión inusitada, Abelardo escribió: «…Los libros permanecían abiertos, pero el amor más que la lectura era el tema de nuestros diálogos, intercambiábamos más besos que ideas sabias. Mis manos se dirigían con más frecuencia a sus senos que a los libro s[…]»

Eloisa quedó embarazada y cuando Fulberto fue consciente de lo había acontecido  tras una reacción de cólera aceptó lo inevitable, procurando una solución razonable. Envió a Eloísa a casa de una hermana de Abelardo, donde dio a luz un niño, a quien, conforme a lo previsto, pusieron por nombre Astrolabio, mientras que conminaba al padre para reparar por medio del matrimonio la falta cometida. Y para no perjudicar la carrera académica de Abelardo, consintieron todos un matrimonio secreto Eloisa evitaría la deshonra que era considerada en la época ser madre soltera, y así el niño nacido no seria bastardo.

El airado tío, tras esta primera victoria en la lucha por restaurar el honor perdido, presionó para dar publicidad al vínculo y de esta manera normalizar la situación a los ojos de la sociedad. La actitud fomentó entre el tío y la sobrina, una profunda desavenencia que degeneró en malos tratos, llegando la situación a tal extremo que Abelardo se vio obligado a buscar refugio para su esposa en un convento de Argenteuil, cerca de París. Fulberto, creyendo que Abelardo quería obligarla a hacerse monja para librarse de ella, juró vengarse, y en breve encontró medio de ejecutar su venganza, una noche, entrando con un cirujano y algunos sayones en el cuarto de Abelardo, entre todos le castran huyendo a continuación.

Abelardo al faltarle atributos de varón no podia ejercer como enseñante, ni tampoco amar carnalmente a Eloisa. Arrepentido ingreso como monje en Saint Donis, más no por mucho tiempo, porque escapo del Monasterio y formó un centro de enseñanza, donde asistían alumnos de toda Francia.

Escribió:

·           Dialéctica e Introducción a la teología, defendiendo que la fe podían comprenderse a través de la lógica y la razón.

·          Conócete a ti mismo, un hermoso tratado de ética

·          Diálogos entre un cristiano y un judío, solución de conciliación entre la razón y la teología.

·          Historia de mis calamidades, en referencia a su azarosa vida.

Sus enemigos le atacaron por su espíritu crítico y fue acusado de herejía, fue condenado por la Iglesia al silencio eterno. Paso los últimos días de su vida en el Monasterio de Cluny, cercana su muerte se arrepintió de sus errores y recibió la extremaunción en el seno de la Iglesia.

Eloisa sumida en recuerdos, no adopta una actitud resignada, ella mantiene la misma pasión que, veinte años atrás, y que apenas una niña, le hizo oponerse con fuerza a todo convencionalismo. Su hijo confiado a su hermana; y siguió la carrera eclesiástica, a la que, dado sus singulares padres, estaba predestinado.

Abelardo siempre esta presente en la memoria de Eloisa, feliz en su relación cuando le conoció, vive en nostalgia la cruel separación. No se vierón jamás Sus cartas fueron el único vínculo entre ellos, al que por más de veinte años permanecieron aferrados, en ellos describen sus sentimientos:

……Para hacer la fortuna de mí la más miserable de las mujeres, me hizo primero la más feliz, de manera que al pensar lo mucho que había perdido fuera presa de tantos y graves lamentos cuanto mayores eran mis daños […]

…….Si la tormenta actual se calma un poco, apresúrate a escribirnos; ¡la noticia nos causará tanta alegría! Pero sea cual sea el objeto de tus cartas, siempre nos serán dulces, al menos para testimoniar que tú no nos olvidas.

 ¡Ay, Abelardo!, tan fuerte frente a los hombres y tan tierno conmigo. Nunca me he arrepentido de mi pasión, solo me angustia pensar que mi negativa a hacer pública nuestra unión haya podido ser la causa de tu desgracia!.

Si te pierdo a ti. ¿Qué ganas voy a tener yo de seguir en esta peregrinación en que no tengo más remedio … a nada más que saber que vives, prescindiendo de los demás placeres en ti -de cuya presencia no me es dado gozar- y que de alguna forma pudiera devolverme a mí misma? […]

Aquella Iglesia que tanto amaste ha sido injusta contigo, se han condenado tus escritos, has sido perseguido y sufrido un sinfín de injusticias, solo por la valentía de expresar lo que piensas, sin importarte el desacuerdo con los poderosos, sean obispos reyes, papas, santos o concilios.

Campoamor veía de esta manera el eterno descanso de los amantes : 

 El rosal de ella y de el la sabia toma, / y mece confundiéndolos, la brisa / en una misma flor y un mismo aroma / las almas de Abelardo  y de Eloísa.

Los restos de Eloísa y Abelardo, se trasladaron a una tumba común en el cementerio de Pare Lachaise, en París, donde reposan en un mausoleo neogótico. Allí reciben el tributo de amantes anónimos que con frecuencia depositan flores frescas sobre la lápida.

 Florián. 

(Dedicado a mis compañeras de clase, abnegadas estudiantes de filosofía)

 


HOMENAJE A LOS ENAMORADOS

HOMENAJE A LOS ENAMORADOS

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s