MAIMÓNIDES


MAIMONIDES. Nació en el seno de una distinguida familia de jueces rabínicos, estudiosos y dirigentes comunitarios, que pretendía descender del Rabí Yehudá ha-Nasí,

Estudió en Lucena con un rabí que continúo en Córdoba, en 1148, los almohadas con tendencia al fanatismo obligaron a que su familia tuviera que aparentar su conversión al Islam y quedar ocultó a temporadas por la España musulmana. Vivió en la ciudad de Almería, donde dio cobijo en su casa a Averroes, que había sido su maestro, luego debido a las persecuciones marcho hasta a Fez, allí residió durante cinco años, le persiguió la intolerancia almohade que les obligó a exiliarse, primero durante unos meses, en Palestina y finalmente en Egipto. Maimónides residió allí el resto de su vida junto a su familia, en Alejandría y después en Fustat (hoy El Cairo), ganándose la vida ejerciendo la medicina en la corte del visir Saladino y luego, en la del visir al-Fadl, hijo mayor de Saladino. Con este oficio obtuvo una gran fama y admiración popular. En 1177 fue nombrado dirigente de la comunidad judía de Egipto. Murió en Al-Fustat el 13 de diciembre de 1204. Su tumba fue trasladada por la comunidad judía a Israel.

Influyó en la cultura europea y fue muy seguido y admirado por su obra filosófica que fui muy discutido por el judaísmo, entre otras razones por su fuerte oposición al misticismo de los cabalistas y su influencia aristotélica, se le considera la mayor figura posbíblica llegándosele a considerar en ciertos ámbitos conservadores como hereje de su religión. Fue muy conocido como médico, a quien se le atribuyeron milagros que le alaban al nivel de santo, un sabio juez y un rabino.

Su ganada fama le otorgaron numerosos discípulos. También es autor de obras filosóficas de gran peso en el pensamiento medieval, escritas durante los últimos años de su vida, como el Tratado sobre la resurrección de los muertos y La guía de perplejos, es la clave de su pensamiento filosófico y ejerció una fuerte influencia en círculos tanto judíos como cristianos, en ella establece una conciliación entre la fe y la razón entre las enseñanzas de la religión judía y las doctrinas de la filosofía aristotélica que entonces imperaban, demostrando que no hay contradicción en los puntos en que fe y razón parecen oponerse. Es decir, una conciliación entre el sentido literal de las escrituras y las verdades racionales, acudiendo a la interpretación alegórica en casos de conflicto, fue una obra muy comentada y de gran influencia en el mundo musulmán y la cristiano.

Como judío en territorio islámico tuvo una vasta formación cultural dual, la judía y la árabe, escribió obras en hebreo como también en árabe, en una prosa que se caracteriza sobre todo por la sistematización y la claridad expositiva.

De Maimónides surge el movimiento intelectual judaico de los siglos XIII y XIV que se extendió por España y el sur de Francia. Partidario del realismo teológico, llegó a ser considerado precursor de las ideas de Spinoza, pero filosóficamente no se le considera muy original por seguir básicamente a Aristóteles, apartándose de él en puntos que parecen contradictorios a las creencias y tradiciones judías. Por lo tanto, su carácter es conciliador.

Las ideas filosóficas y religiosas de Maimónides:

· El entendimiento es la facultad que caracteriza al hombre, pero las demás le son comunes con la mayor parte de los animales. Éste puede ser pasivo (entendimiento material que sufre la acción de la vida orgánica, es inseparable del cuerpo e individual) o activo (adquirido o comunicado, separado del cuerpo).

· El hombre es libre y esta libertad, actuando como tal, puede por sus solas fuerzas realizar el bien desinteresadamente.

· La resurrección de los cuerpos se debe a la fe pero la razón no la puede demostrar aunque tampoco negar y la admite como un milagro compatible.

Comentarios:

En todas las religiones, ha existido al parecer personajes que obsesionados por una rigidez dogmática, sin tener en cuenta, que los libros sagrados se interpretan con ligeras variaciones sus mensajes simbólicos, sin que ello debiera ser motivo de considerar a alguien como hereje.

Los seres humanos con sus distintas creencias y opiniones, deben respetarse con tolerancia y comprensión, siempre que estén dentro de los derechos humanos como universales. En nuestro país hoy este derecho esta incluido en la Constitución.

Florián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s