Bartolomé Eustaquio, EUSTACHI, MÉDICO ANATOMISTA


Foto del oído

Bartolomé Eustaquio / Eustachi  (1520- 1574), que dio nombre al conducto que une el oído medio con la cavidad naso-faríngea, y que lleva su nombre. Nació en San Severino. Alrededor de 1510. era hijo de un conocido médico. Estudió griego, hebreo y árabe en Roma. Algunos señalan que tradujo personalmente a Avicena Su fama como médico hizo que el duque de Irbino lo nombrara su médico personal. Y más tarde fue invitado por el cardenal Giulio della Rovere, de que fuera su médico.

Fue nombrado profesor de anatomía de la facultad médica del Archiginnasio della Sapienza. La Universidad de Roma fue organizada por el papa Alejandro VI cuya labor fue continuada de forma excelente por León X y Pablo III. Trataron siempre de contratar a los profesores más competentes. Allí a Eustaquio se le permitia obtener cadáveres procedentes del hospital del Santo Spirito y la Consolazione para realizar disecciones. También fue médico del cardenal Borromeo, secretario de estado con Pío IV, que fue canonizado en 1601 como San Carlos Borromeo, y de Felipe Neri, que fue canonizado en 1615.

La enfermedad de gota, le afecto de terrible manera, y con tan grandes dolores, que debia estar completamente inmóvil, por lo que tuvo que abandonar las clases en la Facultad, Con el tiempo se vio afectado de gota y tuvo que abandonar la enseñanza, aunque siguió su consulta médica privada. Murió en Roma en 1574.

En su obra tuvo la influencia de Galeno e incluso estuvo enfrentado con las ideas de Vesalio, más porfesional responsable y gran observador la razón se impuso y acepto la realidad, fue un gran anatomista, que profundizo en el cuerpo humano. En 1522 con la ayuda de Pier Matteo Pini preparó una serie de cuarenta y siete planchas de ilustraciones anatómicas que Giulio de Musi grabó en planchas de cobre. Las ocho primeras se utilizaron en las Opuscula anatomica. Tras su muerte desaparecieron; parece que las legó a Pier Mateo Pini. Posteriormente el papa Clemente XI las adquirió por 600 escudos a un descendiente de Pini. Otros autores, en cambio, señalan que fueron depositadas en el Vaticano.

A principios del siglo XVIII Giovanni Maria Lancisi, médico del papa y profesor en  la Sapienza, las publicó con el título Tabulae anatomicae Bartholomei Eustachi quas a tenebris tandem vindicatas. Lo hizo con la colaboración de Giovanni Morgagni. No se acompañan de ningún texto, siguen el orden de una disección prevesaliana, pero sirvieron para reafirmar la fama de Eustachi como anatomista. Los especialistas destacan la placa que muestra la base del cerebro y el sistema nervioso simpático. Otra placa interesante es la número ilustra del sistema vascular y las relaciones de los vasos con los músculos, y la que representa la disección de las estructuras laríngeas. Aunque en cuanto a técnica eran inferiores a las de Vesalio, los dibujos eran mucho más detallados y precisos.

Enseñó en el Colegio de la Sabiduría en Roma y pasó mucho tiempo de su vida preparando placas de cobre detalladas de anatomía humana. Eustaquio había seguido con la versión de que la tiroides era una glándula laríngea, cuya representación morfológica la dibujó algo deforme; fue sin embargo quien por primera vez habló de las cápsulas suprarrenales. Las cuarenta y siete placas fueron terminadas en 1522, la segunda presenta un dibujo de los riñones y de las suprarrenales; estas placas fueron guardadas por más de un siglo en la biblioteca papal, quizás porque no se quería mostrar dibujos de disecciones anatómicas, lo que no impidió que el anatomista hiciese en 1563 una descripción escrita de los riñones, incluyendo en ella unas glándulas renales accesorias. El papa Clemente XI le dio las placas de cobre a su médico, quien las publicó en el siglo XVIII. En el intermedio, varios estudiosos negaron la existencia de las cápsulas suprarrenales. Fue el primer anatomista que describe por vez primera las glándulas suprarrenales humanas, ubicadas en la parte superior de los riñones.

La parte externa de la glándula suprarrenal se denomina corteza y produce hormonas esteroides como cortisol, aldosterona, y testosterona. La parte interna de la glándula se denomina médula y produce epinefrina y norepinefrina, que frecuentemente se denominan adrenalina y noradrenalina. Cuando las glándulas producen más o menos hormonas de lo que el cuerpo necesita, las personas pueden enfermar.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s