Cultura y medicina de los TONGA DE MOZAMBIQUE.

Cultura y medicina: LOS TONGA.

Habitan al sur de Mozambique en Lourenço Marques (hoy Maputo) hacen un juramento con la tierra, varias aldeas viven bajo al administración de un rey al mismo nivel que sus súbditos, pero encarna al país en una representación mágica, es descendiente de dioses, tiene el privilegio de administrar la tierra y la justicia.  Los jefes antes de que se coman los primeros frutos y las carnes, deben hacer ceremonia de ritos haciendo justicia a los dioses.

La vida del tonga, discurre entre peligros sobrenaturales, de los que se defiende con ritos, ceremonias, oraciones y sacrificios a fin de neutralizar los peligros, de igual modo tabúes y ceremonias como la recolección, la caza, o la convalecencia de una enfermedad. Al bebe se le hacen al menos cuatro ceremonias para evitarles peligros en la etapa del destete, con ceremoniales de purificación. Temor especial sienten a los grandes poderes celestiales  que se manifiestan con rayos y truenos.

La voluntad de los dioses, se manifiestan a los adivinos mediante los huesos de animales /una especie de dados/ los tonga son hábiles interpretes de las posiciones, cuyos resultados creen y respetan.  Los tonga distinguen con claridad entre el mago negro u hechicero y el mago blanco o médico brujo de gran importancia social en el grupo, este último hipnotiza a sus victimas de los que  obtienen confesiones increíbles relacionadas con la magia negra, utilizan la ordalía como veneno, y beben jugo de modjo una planta con propiedades toxicas.

La enfermedad para un tonga es producida por una situación  tabú, las denominan según el órgano afectado, y conocen enfermedades como lepra, sífilis, disentería, la sarna y entre otras las más temidas las mentales. Excepto unas pocas causadas por brujería o enviadas por castigo del cielo, las enfermedades las envían dioses-antepasados como consecuencia de la ruptura de un tabú, ejemplo tisis por no respetar el luto, locura por no purificarse tras la caza, hidrocele cuando los hombres entran a un campo de guisantes, la lepra es originada por un motivo mágico.

Es diagnostico se realiza con los huesos así como las prescripciones y dosis que consisten en drogas y substancias mágicas, oraciones, plegarias y sacrificios. No hay encantamientos las medicinas las dan los dioses, cuyo elemento activo significa “moya”, halito, espíritu, viento o bebida alcohólica espiritual. El “muri” que significa árbol, planta, hierba y también los medios capaces de producir efectos o influencias,

El hombre-medicina es hereditario de saberes a través del padre o tío materno, aunque a veces los conocimientos heredados son pequeños pero un buen hombre-medicina realiza actividades no solo de adivino, sino de medico-brujo y mago-sacerdote, asistirá a los guerreros dándoles buena influencia en la guerra y conseguirá la lluvia, no hay médicos que utilicen solamente las hierbas, no hay éxtasis ni vestiduras especiales las drogas debe saber utilizarlas con eficacia real y mágica. Tampoco mujeres  médicos

La brujería es tratada de modo distinto a la enfermedad, el ensimismamiento del alma por intrusión de espíritu se somete a ensalmos, en los casos de posesión un espíritu extraño que generalmente es un muerto zulú, toma posesión del paciente y crea una crisis nerviosa con síntomas similares a la esquizofrenia.                                                  Se trata con una serie de exorcismos al son de los tam-tames, manejados por especialistas que cantan, dan a beber sangre de animales y le provocan vómitos para expulsar al espíritu, cuando este curado queda obligado a ejercer a su vez de exorcista. Sus creencias son tan firmes que incluso los tonga convertidos al cristianismo, cuando buscan curación recurren a sus antiguos dioses.

La medicina tonga actúa dentro de estas creencias culturales, donde los antepasados regulan la vida y la familia.  No tienen casa medicina para albergue de enfermos ni disponen de drogas y venenos eficaces como otros pueblos africanos. Conservado un carácter sencillo de su sociedad.

Comentarios:

Son muchas las culturas primitivas que los antropólogos han investigado, ninguna en concreto es un modelo clásico que sirva de orientación para el conocimiento de las demás aunque tienen bastantes elementos comunes.   Están condicionadas por la cultura y esta es la causa de las diferencias la evolución de las técnicas médicas, tan diferentes y desiguales. Que explican la resistencia a la adhesión en ciertas sociedades a los grandes avances de otras,  cuyo estacionamiento está influenciado por las creencias que permanecen, estas diferencias serán invariables hasta alcanzar en nuevas generaciones mayor información que pueda orientar en las tomas de elección y soluciones.

Para aclarar estas distancias de entendimiento cultural, citemos una visión de una monja sanitaria misionera en África, es una historia real narrada hace años, cuando buscaba ayuda económica y vocaciones: Son pueblos atrasados e incultos, van desnudos, las mujeres enseñando sus pechos como las cabras, son vagos, agresivos y libertinos incluso las jovencitas fornican como posesas por el diablo. Adoran a dioses extraños.

Esta visión, de superioridad etnocentrista, de desprecio a sus costumbres, a sus métodos y a su inteligencia, no haría sino poner barreras a la aculturación. Aunque no escuche la opinión de los africanos, podría ser:

Han venido personas-medicina, que no enseñan su cuerpo por lo que no sabemos si son mujeres hombres o espíritus que utilizan magia, sus vestidos son negros que transforman en blanco cuando les visitamos, se molestan con nuestro brujo del que todos sabemos es bueno y nos protege, hablan de un Dios que no se ve y de otro blanco, que esta muerto. Han traído regalos para los jóvenes a los que intentan cubrir con  telas con fines que pueden ser de encantamientos. Aceptamos sus regalos, pero no vamos a abandonar a nuestros dioses que son los de nuestros antepasados.

Ese pensamiento inventado, pero posible,  formaría parte del relativismo cultural, barrera que impide el acercamiento de los pueblos y que en convivencia solo el paso del tiempo puede ofrecer evolución.

Bueno es pequeño

La imagen del poder

En la posada española

El príncipe de Baviera Luis I en una visita a Roma organizó un pequeño almuerzo en una posada. Al príncipe bávaro le acompañan un grupo de artistas alemanes. Para recuerdo,  el pintor Franz Ludwig Catel recibió el encargo de plasmar el encuentro en un lienzo. El resultado es una pintura realista, sin grandezas ni exaltaciones hacia el poder que podemos contemplar en la Neue Pinacoteke de Munich . La escena a ras del suelo muestra la alegría contenida en las botellas de vino español, según vemos en la pared de la posada, que va desparramándose por los comensales. Estamos en 1824 y Luis I, amante del clasicismo y del arte medieval,  impulsó el trabajo de los artistas que” reflejaran  todos los aspectos de la existencia” según sus propias palabras en la ceremonia de inauguración de la Pinacoteca de Munich.

Uno se pregunta en este otoño lluvioso de 2009  ¿cabe imaginarse al príncipe Felipe de España en una cervecería con un grupo de amigos y encargar una pintura así de natural a Antonio López?   Yo no me lo puedo imaginar, independientemente de la idosincrasia de nuestro Borbón, porque hoy la imagen y el que dirán es más aterrador que entonces. Hoy viven las élites del poder, aunque parezca lo contrario, más encadenadas al qué dirán que entonces. Un ejemplo muy sencillo lo tenemos en el revuelo que han levantado muchos hipócritas sobre la foto de las hijas de Zapatero con Obama; y eso que era  una foto oficial.

VISITA A Dysneyland Paris.

Los padres de unas niñas llamadas Clara y Alejandra, nos entegan unas fotos de un divertido parque infantil, donde conocieron personalmente a personajes de quien han leído sus aventuras.Tambien se divierten los adultos que se sienten frustados porque en su juventud, ellos no visitarón, por dos razones:

  • No había economía familiar que los pudiera subvencionar.
  • Ni los medios de comunicación eran tan fáciles ni de bajo coste.

Si hablamos de los abuelos….. En aquella época era ya de bastante esfuerzo poder mantener a la familia.

Finlandia 384

Finlandia 382

Finlandia 413

Finlandia 393

Finlandia 411

Finlandia 403

Las Valquirias (Walkirias) y el Paraiso Valhalla (Walhalla)

En la mitología germánica las Walkirias, Walkyrias o Valquirias son doce divinidades femeninas semejantes a las amazonas griegas, hermosas y guerreras. Como diosas de la guerra escogían a los combatientes que morirían en las batallas. Se las representaba como vírgenes audaces que cabalgaban por el aire, presenciando los combates que ellas arbitrarían. Conviene aclarar que estaban subordinadas al dios supremo Odín o Wotan. Sus decisiones en última instancia correspondían a la voluntad de la divinidad máxima del panteón germánico.

El origen de las valquirias no se encuentra documentado en los textos existentes, se describen como hijas de humanos, y se les atribuye que eran sacerdotisas de Odin, y oficiaban  las ceremonias de sacrificios, de prisioneros, entre los Siglos XII y XIII,  las valkirias dieron lugar a leyendas sobre doncellas guerreras con poderes sobrenaturales que tomaban parte de los conflictos humanos.

Las Walkyrias eran presentadas generalmente como hijas de Odín, habitaban el Walhalla, Valhalla, Walholl o Valholl; era el paraíso de los héroes donde las valkirias atendían a los quereros muertos en batalla ante sus enemigos, era el pórtico o palacio de los guerreros. El Walhalla germánico recuerda a los Campos Eliseos de la mitología griega, una de las partes en que estaba dividido el mundo subterráneo o Hades (Infierno). Habitaban en un imaginario palacio que tenía 540 puertas, y estaba repleto de elementos de guerra; las paredes y suelos estaban cubiertos de escudos, espadas y corazas, y los huéspedes hacían continuo uso de ellos, ansiosos de que llegara el momento de luchar. Las heridas provocadas por los combates curaban allí milagrosamente. Tras las luchas había festines presididos por Odín y servidos por las bellas valkirias que escanciaban hidromiel y cerveza entre los héroes recompensándoles por sus hazañas terrenas. Allí se bebía el líquido que manaba de la ubre de la cabra Heidrun y se comía la carne del jabalí Sherimonir, que se renovaba todos los días.

Los cantos heroicos describían a las  valkirias, como grupo de mujeres guerreras, entre las cuales sólo se nombraba a la líder. Ésta era invariablemente una bella mujer humana, y la hermosa hija de un gran rey, que poseía  habilidades sobrenaturales como sus compañeras. Varias valquirias son mencionadas individualmente en numerosas formas de la literatura germánica. Muchas valquirias aparecen como personajes principales o importantes en algunos mitos existentes.

El compositor Richard Wagner compuso un drama musical en tres actos (1870) que lleva el nombre de estas divinidades, el drama de las Valkirias constituye la primera parte de la tetralogía “El anillo de los Nibelungos. Los nombres de las Valkirias tenían origen celeste pero a veces muchachas de estirpe noble eran acogidas en vida como Valkirias y otorgaban en ocasiones su amor a héroes famosos. Por su influencia en la suerte de los combates, incorporó cuentos nórdicos que incluyen a la valquiria Brunilda  y su castigo y subsiguiente amor por el guerrero Sigfrido. Estos trabajos incluyen su ópera Die Walküre, la cual contiene la conocida Cabalgata de las valquirias (popularizada por la película Apocalips Now, de F. Copola. Estos relatos literarios han llevado a la idea de que las valquirias sean menos vistas como figuras de muerte y guerra, y más comúnmente como figuras románticas con vestiduras de oro montando caballos alados.

En su obra Wagner, describe nueve valquirias que son nombres de su creación; además de Brünnhilde (Brunilda), las otras son Helmwige, Gerhilde, Ortlinde, Waltraute, Siegrune, Rossweisse, Grimgerde y Schwertleite.

Comentario:

Las diferentes civilizaciones ofrecían a los guerreros sueños de paraísos donde supuestos placeres como premios que los combatientes recibirían al morir en defensa de intereses a los que el era ajeno.

Para los lideres, reyes y jefes militares que tenían el mando de combatientes y que enfrentaban a sus ejércitos por ambición o capricho contra otros pueblos, era  de interés un premio sobrenatural que estimulaba a los que entraban en batalla, ofrecimiento pregonado por religiosos de arcaicas creencias. Los guerreros si ganaban las batallas recibían honores y derecho a saqueos, si perdían eran enviados a un paraíso.

Triste es hoy donde los conocimientos de la razón deberían regir las acciones de los seres humanos, haya religiones que sacrifican de acuerdo con lideres políticos a sus miembros ofreciendo inexistentes paraísos donde seres magnánimos te acogen bellas mujeres sean  valkirias u otra denominación que simbolicen la eterna bienaventuranza.

Bueno es pequeño


BUTAN el mito de la Felicidad

Produced by ABC Australia , Distributed by Journeyman Pictures

Bután, un país en donde la riqueza no se mide en dinero, sino en Felicidad

Bután, situada  en Asia, entre India y China, es una pequeña nación budista, metida en las montañas de la cordillera del Himalaya, con una población de unos dos millones de habitantes.

La mayoría de los países miden el bienestar de la población con base al Producto Interior Bruto, lo cual puede en algunos traducirse que al estar la riqueza desigualmente repartida, habría unos ciudadanos con enorme bienestar y otros muchos a veces en mayoría inmersos en la pobreza total. En Bután existe un original medio implantado por el rey de Bután, es la Felicidad Nacional Bruta,  no se mide la riqueza que corresponde a dinero, bienes o pertenencias, sino la felicidad de las personas.

El rey Jigme Singye Wangchuck, aplicó esta idea en su sistema de gobierno y ha creado una comisión nacional para cuantificar la Felicidad Bruta del País, que preside Karma Tshiteem, encargado de la Comisión que maneja las estadísticas de la Felicidad de la Nación, que controlara los baremos de los siguientes factores: bienestar psicológico, salud, educación, buen gobierno, vitalidad de la comunidad y diversidad ecológica;  la evaluación se hace mediante entrevista obteniendo resultados que califiquen las situaciones en momentos puntuales, y se toman decisiones  gubernamentales con el fin de potenciar y aumentar la Felicidad Nacional Bruta, de lo cual se espera obtener resultados a corto plazo.

Por el momento y según últimas estadísticas,  y los primeros estudios arrojan que casi un 68% de los Bhutaneses no se siente “feliz” teniendo en cuenta los factores anteriores, cosa que denigra las mismas estadísticas. La esperanza de vida promedio es de 61 años. Existen  médicos cada 5.000 personas, según un estudio de los años 90. Sólo el 58% de la población tiene acceso directo a agua potable. La televisión llegó hace sólo cinco años a este país rural, cuya economía depende fundamentalmente de la agricultura. Bután no moneda hasta 1960 y que Internet y la Televisión llegaron en 1999, la libertad de prensa llego en el año 2000. Es único país del mundo donde el tabaco está completamente prohibido,  y cuya venta y consumo está penado con multas correspondiente a 200 Euros. Bután ha estado cerrado a los visitantes extranjeros  y solo se autorizó el turismo en los años setenta, que deben pagar 150 dólares por persona y  por cada día que permanecen en el país, por lo cual el numero de turistas, es bajo muy bajo.

El ritmo de los cambios ha asustado a una parte de los habitantes del país, que ha vivido hasta hace poco en un ambiente medieval, ahora está surgiendo una cultura democrática.

No obstante, su política ha dado frutos entre los butaneses, quienes a pesar de su precariedad económica, son, el octavo pueblo más feliz del mundo por delante de Estados Unidos.

A propuesta del rey Wangchuck, se aprobó la actual  Constitución, abdicó en diciembre de 2006 a favor de su hijo Jigme Khesar. Las primeras elecciones del gobierno fueron en 2007.

Tras la formación del nuevo Gobierno, el rey mantendrá su rol como jefe de Estado y, según la Constitución, sólo podrá ser destronado con el voto de al menos dos tercios de la cámara.

Comentarios:

Las técnicas de relajación que utilizan los budistas, producen un relajamiento que irradia la felicidad al se humano.

Bután ha sido un país de tipo feudal, donde la máxima autoridad divina y humana era el rey, que ahora empieza a tomar tintes democráticos, quizás por los vientos de libertad que soplan de todos lados. De todos modos al rey según apreciamos en el video de la BBC, se le da una veneración cercana a lo divino, lo cual solo corresponde a mentalidades sometidas a manipulación educacional.

El ser humano para ser feliz, precisa de ser libre, donde sus ideas y creencias surgen de la razón y no de imposiciones, esa gente vasallos hasta hace muy poco y que todavía no tienen la total categoría de ciudadanos, la felicidad que tienen es a través de una escasa abertura, similar a la de los mulos a los que se les ponen anteojeras para que solo puedan ver una sola dirección que es la que le interesa al dictador.

En principio esa frase de exuberante y pedante ambición, es una parafernalia de tipo de marketing  con objeto de crear ideologías que permitan la inmovilidad, monárquica en Bután. Este video solo es interesante por el aspecto folclórico de la ceremonia y la originalidad e las vistosas indumentarias para nosotros interesantes desde el punto de vista de conocimiento humano. Lo cual no evita que consideremos esta frase de Felicidad Nacional, como un eslogan político, por tanto no apreciado, no cuantifica ni califica los medios a aplicar, si el proyecto consiste en humanizar y socializar la vida de los butaneses podría ser una decisión de plena justicia.

Bueno es pequeño