SEÑALES NO VERBALES humanas DURANTE la seducción


Señales no verbales

Señales no verbales

SEÑALES NO VERBALES humanas DURANTE  la seducción

Todos hemos visto el comportamiento de animales domésticos para seducir a su pareja, desde el espectacular pavo real que abre en abanico su cola, hasta el sutil perfume que les procura a la Naturaleza a tu perrita, que cuando esta en celo alborota a todos los perros machos de la vecindad. Pues los seres humanos también emitimos de forma permanente estas señales.

Las personas en la comunicación por transmisión oral pueden aparentar, no decir verdad, disimular, más existe un lenguaje no oral, de signos que son inconsciente cuyas expresiones son muy reales, no sabemos deformarlas porque ni las conocemos ni sabemos disimularlas. Los estudios científicos acerca de la comunicación no-verbal durante el galanteo fueron realizados por especialistas en cinesis, los Doctores Albert Scheflen y Ray Birdwhistell, .

La cinesis es una ciencia objeto de estudio de psicólogos y antropologos, la Quiniesis ó Cinesis, es: “un intento de codificar el lenguaje del cuerpo sobre el modelo de la teoría de la información”, su objeto de estudio son las pautas de conducta de la comunicación no verbal, es decir el movimiento significativo corporal” Ray Birdwhistell (*) , auténtico precursor de esta ciencia, estima que“no más del 35% del significado social de cualquier conversación corresponde a las palabras habladas

Estos estudios informan de los diferentes comportamientos y la transmisión de señales que se emiten en diferentes situaciones, y por lo curiosa elegimos las que se emiten entre dos personas que tienen intereses hacia el otro y buscan o tienen relaciones galantes, el que emite las señales y el que recibe aunque no sepan interpretarlas ayudan al fin perseguido de acercamiento al otro. De forma inconsciente esta comunicación con signos (no verbal) informan del apoyo con el lenguaje no verbal en las relaciones galantes.

La mujer sabe cómo corresponder a los requerimientos de un hombre que le interesa o que le atrae por atractivo físico o intelectual u por otra causa, sabe frenar una relación no deseada o cómo alentar a su posible pareja. También sabe cómo controlarse para no parecer demasiado interesada. La mayoría de las mujeres no pueden precisar con exactitud cómo lo hacen, ni siquiera se dan cuenta de que la técnica es casi enteramente de signos  no-verbales, a pesar de que durante la fase del galanteo, un tema ambiguo, puede llevar incluido en el mensaje de un intento de seducción. (Por ejemplo dos estudiantes que se piden apuntes, o la conversación con la empleada respecto al trámite de su documentación

Los investigadores analizaron películas que incluyan el galanteo, y comprobaron que en esta fase de pre-enamoramiento el ser humano se transforma aumentando su atracción y realzando su aspecto físico, y se desarrollan alteraciones orgánicas, fisiológicas y químicas hormonales, se emiten gestos y señales, según las fases y  circunstancias y se producían, tanto en hombre  como mujer:

La mujer, se transforma súbitamente en más bella, cuando se encuentra sometida a un estímulo emocional como la atracción sexual y se desencadenan cambios sutiles en su organismo. Los especialistas que se expresan con definiciones exentas de poesía, denominan  este delicioso fenómeno como “estar en disposición para el galanteo inmediato”.

Esta pre-disposición se advierte por un aumento de la tensión muscular, que respondiendo a una señal exterior, como es la presencia del ser por el que se siente atraída,  los músculos se comprimen respondiendo a un toque de advertencia, de manera que todo el cuerpo actúa en alerta.

Las arrugas del rostro que normalmente están muy marcadas, tienden a desvanecerse, del mismo modo que las ojeras. La mirada brilla con luz especial que tintinea, el color de la piel la piel se altera, o bien se colorea como si tuviera un sofoco, o se torna más pálida casi de desvanecimiento, y el labio inferior se hace más pronunciado.

La postura desenfadada, se altera para enderezar la columna, reduce la prominencia del vientre mediante la contracción de los músculos abdominales, y los de las piernas se presionan.

Se  altera el olor del cuerpo y se modifica la textura de su cabello.

La pareja en pleno galanteo se ocupan de su arreglo personal: las mujeres juguetean con el cabello o se acomodan repetidas veces la ropa  con coqueteo seductor, el hombre se pasa la mano por el cabello ó acaricia la corbata. Estos son gestos inconscientes que se hacen automáticamente. Las personas pueden sufrir todas esas transformaciones y no tener conciencia de ellas.

A medida que avanza el flirteo, nuevas señales se manifiestan con gran claridad como las prolongadas miradas a los ojos del otro, como extasiado. Las parejas tienden a situarse de frente, se inclinan el uno hacia el otro, introduciéndose en el espacio del otro, rompiendo la burbuja personal de los individuos, en ocasiones extienden un brazo o una pierna, como para formar barrera que encierra al otro.

Tienden a colocar las rodillas cruzadas de afuera hacia dentro de manera tal que las puntas de los pies casi se tocan. Con frecuencia, las personas dramatizan la situación y forman una barricada con los brazos y piernas en esta posición.

Al hablar si están uno junto al otro, dejan a la vista la parte superior del cuerpo de manera educada, los brazos caídos o apoyados en el sillón, pero nunca cruzados sobre el pecho que significaría aislamiento y desinterés ó enfado.

A veces, la pareja realiza roces destinados al otro proyectados sobre un objeto, una mujer puede pasar suavemente el dedo por el borde de una copa en la cafetería, o dibujar imaginarias figuras sobre la mesa.

Otras veces adopta actitudes provocativas: cruza las piernas, dejando entrever parte del muslo; apoya la mano en la cadera e inclina desafiante el busto hacia adelante; o se sienta como ausente y se acaricia el muslo o la muñeca.

Las parejas durante el galanteo ladean la cabeza.

Muestran la palma de la mano, es quizás el más sutil de todos los signos. Aun en gestos que se realizan con la palma hacia adentro, como podría ser fumar o taparse la boca al toser.

La mayoría de nosotros al pensar en el galanteo considera en primer término las sensaciones internas por una excitación que proviene decididamente de nuestras glándulas hormonales.  Los investigadores del comportamiento humano, especialistas en cinesis se limitan a estudiar esta rama y se niegan a especular sobre los sentimientos, al no poder medirse científicamente, ni siquiera pueden identificarse con certeza, más sin duda están presentes los sentimientos. En el punto culminante de la seducción y galanteo, uno se encuentra atraído hacia la pareja, lleno de euforia. Los gestos que se realizan para tratar de mejorar el aspecto personal son la consecuencia de una repentina toma de conciencia del propio yo. Las caricias diferidas o subrogadas forman parte de ese delicioso conflicto que se plantea entre el deseo de tocar y el sentimiento, de que, tal vez no se debe, conflicto que por lo general es subconsciente. La inclinación pelviana puede llegar a ser una señal tan sutil y automática, al punto que una mujer que camina por la calle distraídamente, se asombra al registrar una sensación semejante en su pelvis cuando se cruza con un hombre que le resulta atractivo; por supuesto, lo mismo puede ocurrirle al hombre.

Estas señales pueden no tener connotación sexual alguna, si no ocurren en un período de galanteo y se relacione con otros gestos indicativos específicos. Que a veces son indetectables porque suelen producirse con rapidez o sutileza que sólo si se está muy atento y se es un gran experto puede detectarlo. Los investigadores lo han detectado mediante películas pasadas en cámara lenta.

Los estudios realizados hasta el presente sobre la conducta durante el galanteo son fascinantes en sus detalles: representan una tentación y se puede fantasear al respecto. Y utilizar estos conocimientos para transmitir…, más el problema radicaría en que, al tratar de fingir siempre aparece una falta de asociación, algo que resulta calculado o torpe, porque en el mensaje corporal existe una indicación de que algo, no es real.

En sus estudios sobre el quasi-galanteo, el doctor Scheflen nos ofrece un ejemplo de comportamiento de acercamiento entre personas, como el galanteo, aunque no tiene el mismo significado.

El doctor Scheflen cuando observaba las películas de los psicoterapeutas y los entrevistados, descubrió secuencias de galanteo en cada una de ellas. Posteriormente investigó también los encuentros entre otras gentes y percibió que el galanteo puede aparecer virtualmente en cualquier situación: en reuniones sociales o en reuniones de negocios; entre maestros y alumnos; médico y paciente, y aun entre dos hombres o dos mujeres, sin que se incluya con ello ninguna intención homosexual. Vemos a las personas llenas de vida, intercambiando largas miradas cortejándose. Debemos sacar en conclusión, por lo tanto, que están rodeadas de sexo y que se cortejan en cualquier momento y ocasión, o que por el contrario, estas actitudes no son lo que parecen. Debe existir alguna clave especial en el comportamiento, que haga saber a los involucrados en la relación, que la seducción no está en juego.

Un examen detallado de las películas demostró que había elementos calificadores, y que realmente se trataba de un galanteo que tenía una diferencia. Algunas veces, la diferencia era obvia y expresada verbalmente. Una persona podía decir claramente que no estaba tratando de cortejar a otra en ese momento, o podía referirse a otra allí presente o al cónyuge ausente.

El quasi-galanteo se produce también en situaciones donde existen confusiones genéricas. Cuando una mujer se comporta en forma agresiva o dominante, actuando de una manera que nuestra cultura considera inadecuada a su sexo, el hombre puede valerse del quasi-galanteo para hacerla reaccionar. De igual forma, cuando un hombre actúa pasivamente, la mujer podrá incentivarlo mediante el mismo sistema, para tratar de anular en él ese comportamiento supuestamente femenino.

Pero parece ser que existen ciertas pautas de galanteo que son comunes a todas las partes del mundo. El etólogo austriaco Irenáus Eibl-Eibesfeldt, que fue discípulo y ahora es colega de Konrad Lorenz, ha estudiado el flirteo en seis culturas diferentes y encontró muchos detalles similares entre ellas. Filmó sus películas utilizando un equipo de dos hombres: uno para manejar la cámara, y otro para sonreír y saludar a las chicas. Se vio que tanto en Samoa como en Papua, en Francia, en Japón o en África como en Sudamérica, se producía el mismo tipo de respuesta, en una sucesión de pequeños movimientos de danza de cinesis: una sonrisa, una vuelta, un rápido levantar de cejas en una expresión interrogativa, considerada afirmativa,  seguida por el hecho de volver la espalda, la cabeza hacia un lado, algunas veces gacha, mirando hacia abajo, y los párpados bajos. A menudo las chicas se cubrían parte de la cara con la mano y sonreían con vergüenza. Algunas veces seguían al hombre con el rabillo del ojo, o se volvían a echarle otra rápida ojeada antes de mirar hacia otro lado.

El doctor Adam Kendon, un psicólogo que trabajó con Scheflen, comenzó recientemente un análisis sobre el galanteo entre los seres humanos. Surgieron de este análisis ciertos rasgos universales que pueden verse también entre los animales. Los estudios de Kendon, basados en películas de parejas filmadas en parques y en paseos públicos, indican que para las mujeres, el galanteo combina dos elementos diferentes. En primer lugar, la mujer muestra su sexualidad “para atraer al hombre; luego lo tranquiliza mediante un comportamiento infantil, con  miradas tímidas, la cabeza inclinada hacia un lado y gestos suaves como los de un bebé. El hombre, trata de demostrar su masculinidad parándose muy erguido, gesticulando agresivamente y luego la tranquiliza asumiendo el comportamiento de un niño afectuoso.

El comportamiento paralelo de los humanos con los animales en la seducción, procede del real peligro físico que involucra el galanteo pues el macho se arriesga a un ataque furioso si la hembra no está en ánimo de recibirlo; cuando la hembra incita, algunas veces recibe un castigo antes para que el macho se sienta seguro, y tenga la certeza de que su compañera no se volverá contra él, y no constituirá una amenaza. De esta manera el galanteo entre los animales generalmente consta de dos etapas: primero, uno debe atraer sexualmente al compañero; luego debe conseguir que éste deje de temer un contacto más próximo. Algunas veces usan el recurso de imitar a las crías jóvenes para obtener la confianza de la hembra. El macho del pájaro carpintero suele invitar a la hembra a su nido imitando la actitud del pichón que pide comida. Cuando galantea el macho del hámster imita el grito de las crías.

El galanteo encierra verdaderos riesgos emocionales, aunque son muy pocas las personas que tienen idea de ello. El recato y el comportamiento infantil registrados por la cámara de cine son prueba de ello. El doctor Kendon (**) narra que una vez habló de su teoría sobre el galanteo a una feminista, que luego de pensar un rato, le dijo: “puede que usted tenga razón, pero si es así, la mujer tendrá que cambiar. El recato no es mi idea sobre lo que debe ser la nueva mujer”. Pero, si la teoría de Kendon es acertada, no podrá cambiar, porque si una mujer —o un hombre— no logra atraer y luego captar la confianza de su pareja, dejará de existir la seducción.

(*) BIRDWHISTELL, R: El lenguaje de la expresión corporal. ED. Gustavo Pili, Barcelona 1979.

(**)Adam Kendon es una autoridad del mundo sobre el tema del gesto, investigó los sistemas de signo en Papua Nueva Guinea y los Aborígenes Australianos.

Bueno es pequeño

About these ads

13 comentarios en “SEÑALES NO VERBALES humanas DURANTE la seducción

  1. Señales no verbales, si apoya su cara en sus manos cruzadas como haciendo un puente en sus manos para que su cara se vea, es por que le gustas, si dejas un articulo redondo en la mesa y si ella lo agarra es por que le gustas si lo devuelve es por que no, eso lo aprendi en el libro del lenguaje corporal muy bueno por cierto nomas que no recuerdo el nombre

  2. Respuesta a Mima: Vea el libro que se indica en la bibliografia

    (*) BIRDWHISTELL, R: El lenguaje de la expresión corporal. ED. Gustavo Pili, Barcelona 1979.

  3. mi mama y yo leimos su pagina, nos parecio muy interesante queremos saber mas sobre la seduccion en adolecentes, si existen metodos para contrarestar los esfuerzos de galanteo del varon a la hembra.
    existe algun tratamiento hormonal para disminuir esa especie de celo en adolecentes femeninas???

  4. A Marinella: Es normal que los chicos se sientan atraídos por las jóvenes e intenten seducirlas, el varón es quien intenta atraer a las chicas, en ocasiones a varias, se acercan sin amor en busca de caricias, esta atracción producida por hormonas que en su cuerpo inicia la naturaleza que origina una atracción sexual, la libido en la juventud es muy fuerte y pretenden relaciones intimas.
    Si las chicas están avisadas, perciben con claridad el juego, y lo que pretenden sus rondadores. Las muchachas jóvenes deben evadirse de relaciones juveniles y deben sumirse en los estudios con profundidad y en los deportes, que la tengan ocupada con temas interesantes y necesarios para su desarrollo intelectual. Con ello reducen estar en la calle, o en reuniones con otros jóvenes de forma permanente.
    El deseo también se despierta en las mujeres, basada en el amor, en el hombre es más fuerte el deseo a veces sin amor. Las mujeres deben no escuchar a quienes se acercan y pretendan conquistarlas, siempre debe rechazar a los casados, separados o divorciados y a los que están comprometidos, porque de ello siempre surgen complicaciones a veces irreversibles.
    La naturaleza exige que los jóvenes se relacionen, y para la mujer es preferible una relación controlada con dignidad basada en el amor con un solo hombre, de la que pueda surgir un matrimonio o una pareja estable. La mujer debe ser exigente, rechazando a los que tengan mal carácter, sea jugador, bebedor o se tome drogas, no se trata de conseguir un novio y un marido, sino un hombre responsable. Los bellos príncipes azules, o los guapetones con moto grande, hay que examinarlos bien y no dejarse llevar por la ilusión,… perfecto, perfecto y rico encontraras a pocos.
    La mujer que es seria y honesta conseguirá su buen partido, no debe apresurarse el enamoramiento solo dura entre año y medio a dos años, si no está basado en cariño y afecto, la relación será precaria, y los hombres para la relación amorosa y el matrimonio, son egoístas y prefieren una chica “exclusiva”
    Las chicas si pueden salir en pandilla con chicos y hacerse novios dependerán de las costumbres del país en que viva, las expectativas de la familia y de la sociedad, parece que los dieciocho años pudiera ser una edad ideal.
    La pubertad es esa edad que oscila entre los 14 y los 20 años en las mujeres, época en que ella sabe perfectamente que es mujer, y por serlo la naturaleza la ha dotado de un sistema biológico que por medio del cerebro interacciona con el sistema endocrino y pauta la secuencia de la pubertad, proceso normal que proporciona hormonas, que son mensajeros que modulan el cuerpo, y “revolucionan” el organismo de las adolescentes. Contra esa demanda enérgica de la naturaleza, nada se puede hacer, y si se pudiera hacer es muy peligroso ya que esta desactivando funciones del organismo una edad donde puede pudiera trastocar funcionamientos necesarios que regula el organismo, seria una castración química que pudiera cambiar su desarrollo femenino.
    Así pues la “receta” que desde aquí le facilitamos es: alimentación sana, abundante agua, ejercicios, pronto en casa a estudiar y si te enamoras pues seria para se sintieras feliz si eres correspondida.

    Mi sobrino tiene una novia, que invito a su fiesta de cumpleaños a unas amigas que pertenecen a una congregación religiosa cristiana, a dicha fiesta asistieron unos chicos ilusionados porque asistian “chicas nuevas” aquellos jovenes relataban asi la fiesta: Las chicas nuevas de unos veintidos años, iban vestidas como antiguamente, a pesar del calor manga larga, escote cerrado, falda a media pierna, y vestido ancho, nada de maquillaje ni pintura de labios, nada de adornos, ni pendientes ni anillos, solo hablaron entre ellas y con la anfitriona de la fiesta, no escucharon a los chicos que se acercaron a platicar, como si estuvieran sordas, ni siquiera los miraban, no bebieron nada, comieron poco, no bailarón ni siquiera entre ellas. Los chicos desanimados las abandonaro y de dedicaron a las chicas más abiertas.
    Desde entonves cuando hay una reunión preguntan si las “aspirantes a monjas o solteronas” van a asistir. Marinella, este es un sistema eficaz, que no le recomiendo, los jóvenes tienen que relacionarse y divertirse.

    Suerte. Florián

  5. Si te mira de reojo con los ojos abiertos es porque demuestra interes y si te mira con el ceño fruncido demuestra que no.. esto lo aprendi en un libro .no me lo recuerdo. Saludos a todos muy bueno

  6. Existe un sitio web que analiza un libro sobre seducción y las diferentes actitudes, tanto de lenguaje no verbal, como fisicas que generarían atracción en las mujeres.

    Creo que aprender a descrifrar el lenguaje verbal de las damas interesadas en uno es importante, pero tratar de provocar estos gestos, creo que es un reto mayor.

    De todas maneras está acá: http://comoconquistaraunamujer.org

  7. excelente articulo me gustaria que ampliaran y explicaran cuales actitudes son las generan confianza , hacen referencia al final del articulo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s